27
Mar 17
Compartir

Alquilar o vender una vivienda

Muchas personas se plantean qué hacer con una vivienda a la que no dan uso. Otras buscan el máximo rendimiento posible para su inversión inmobiliaria y piensan en las decisiones que pueden tomar. Si estás entre quienes, por unas o por otras razones, están valorando si les conviene alquilar o vender una vivienda, te interesará reflexionar sobre los siguientes aspectos.

El importe de la venta de la vivienda

Si te decides por vender en este momento, especialmente si tienes una oferta en firme, sabrás cuánto dinero puedes obtener por la venta. Incluso si no tienes una oferta, puedes obtener una valoración de lo que, según las circunstancias del momento, te podrían dar por la vivienda.

En el caso de que te decidas por alquilar, con la idea de vender más adelante, tienes que tener en cuenta el riesgo de fluctuaciones del mercado inmobiliario. Es posible que, tras un tiempo, puedas vender por encima de lo esperable, pero también por debajo. Además, también hay que valorar que no todos los inmuebles tienen el mismo riesgo.

Una tercera oportunidad es la de alquilar con la idea de mantener arrendada la vivienda durante muchísimos años. En ese caso, el importe por el que puedas vender la vivienda tendrá menos relevancia. Lo que te importará más serán las expectativas sobre los alquileres que puedas cobrar durante todo ese tiempo.

¿Qué ventajas y desventajas tiene decidirse por vender?

Vender es una opción que nos permite obtener liquidez. Lo puedes necesitar para ayudar a financiar gastos o inversiones como, por ejemplo, la compra de otra vivienda, la de un coche, los gastos que te suponga una enfermedad, tu proyecto emprendedor, ayudar a un familiar, realizar unos estudios, mejorar tus condiciones materiales de vida durante la jubilación, etc.

No obstante, tienes que tener en cuenta que vender una casa lleva un tiempo. En todo caso, puedes recurrir al endeudamiento, por ejemplo, a través de un préstamo personal o de una hipoteca, hasta que pienses que puedas tener la vivienda vendida y, una vez cobrada, puedes saldar la deuda o una parte de ella, según te convenga más.

El dinero de la venta también puede suponer buenas oportunidades para poder realizar inversiones financieras. Una de las ventajas de estas sobre las inmobiliarias es la de su gran adaptabilidad al perfil que necesites en cada momento de tu vida en función de tus circunstancias personales.

La mayor desventaja que tiene vender sobre el alquiler es que se trata de una decisión más definitiva. Si alquilas, podrías vender dentro de un tiempo; pero si vendes, normalmente, no podrás echarte atrás.

Por otro lado, tienes que tener en cuenta los impuestos, especialmente si has ganado dinero con la venta. Se puede generar una ganancia patrimonial en el IRPF y puedes tener que pagar el impuesto sobre incrementos de valor de terrenos de naturaleza urbana.

¿Qué aspectos hay que valorar al alquilar tu vivienda?

El alquiler tiene la ventaja de que te da tiempo a la espera de un momento mejor para vender. Por ejemplo, en episodios de crisis inmobiliaria, puedes esperar a que mejoren las circunstancias del mercado. También existen ocasiones en las que tu propia situación personal no es la más propicia para afrontar la venta de la vivienda.

El alquiler no te ofrece la posibilidad de disponer de sumas importantes de dinero en efectivo para afrontar gastos e inversiones. Sin embargo, te ofrece unos ingresos estables de una forma continuada en el tiempo.

Y no debes olvidar los gastos de conservación y mantenimiento. Incluso algunos de ellos deberás afrontarlos antes de alquilarlo para hacerla más atractiva o después de la salida del inquilino, por ejemplo, por el deterioro que sufra con el paso del tiempo o por posibles desperfectos.

Además, será preciso pagar los gastos de comunidad y los impuestos. Los impuestos más importantes son el IBI (que varía en función del municipio y las características de la vivienda) y el IRPF que pagas por el dinero que genera el arrendamiento. En el caso del IRPF, puedes deducir de la renta que obtengas los gastos que la ley reconoce como necesarios para conseguirla.

Y tampoco olvides que la información es poder. Si quieres conocer cuánto puede valer la vivienda que quieres alquilar o vender y compararlo con las viviendas del entorno, no dudes en entrar en BBVA Valora.

Imagen|iStock.com/simone mescolini

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons