24
Jun 16
Compartir

Organizar las vacaciones es el primer paso para garantizar su disfrute. Si has decidido que alquilar un coche es la mejor alternativa para llegar hasta tu destino o poder desplazarte por sus alrededores una vez estés allí, has de tener en cuenta una serie de recomendaciones para asegurar que todo sale según lo previsto.

La antelación es ahorro y tranquilidad

Como dice el refrán, las prisas no son buenas consejeras, y esto también aplica al alquiler de vehículos. Si reservas con tiempo puedes comparar, beneficiarte de los mejores precios, optar a ofertas e incluso hacer el check-in online, saltándote las colas de la oficina en la que recogerás el coche.

Elige lo que necesitas, ni más ni menos

Piensa bien el tipo de viaje que pretendes realizar para escoger el modelo que más se adapte a tus planes. Por ejemplo, un descapotable para ir  a la montaña puede no ser lo más práctico, por mucho que te haya enamorado al verlo.

Comprueba el estado del vehículo y sácale fotos cuando te lo entreguen y lo devuelvas

Es fácil tener algún contratiempo con un coche ajeno: roces en la carrocería, daños en las ruedas, etc. Pero es aún más sencillo que intenten colarte desperfectos que ya estaban ahí y no te corresponden -especialmente cuando tu seguro no los cubre.

Lee la letra pequeña

Una vez firmado, no hay vuelta atrás. Asegúrate de estar conforme con la política de kilometraje (procura que sea ilimitado) y combustible (la opción más rentable suele ser lleno-lleno) que viene asociada al vehículo. Nunca está de más contar con una tarjeta de descuento en carburante, como la tarjeta de crédito Repsol más BBVA, con descuentos de 7 céntimos/litro si repostas en Repsol, Campsa o Petronor. Presta también especial atención a la póliza de seguros; a veces interesa pagar un poco más y cubrirse las espaldas.

Incluye un conductor adicional si eres menor de 25 o no tienes tarjeta de crédito

Así no tendrás que asumir cargos adicionales y tendrás alguien con quien turnarte en la conducción, basta con que te acompañe en la firma del contrato.

Cuida el coche como si fuera tuyo

Cada vez son más las compañías que penalizan económicamente la entrega sucia del vehículo así como el hecho de que se haya fumado dentro. El mal uso que hagas de él redundará en tu presupuesto, ¡recuérdalo!

Interioriza el concepto de franquicia para no sentirte estafado

Cuando alquilamos un vehículo aceptamos obligatoriamente un seguro con las coberturas mínimas. Otra cosa distinta es la franquicia, ésta sí tiene un coste extra: su cuantía varía en función del coche escogido y consiste en efectuar un  pago para curarnos en salud cuando no contratamos seguro a todo riesgo. Es decir, si al vehículo le pasase algo y depositamos una franquicia de 300€, sólo quedamos responsables del daño en 300€, el abono del resto de la reparación corresponde a la compañía de alquiler.

Estos consejos, complementados con aquellos que promueven una conducción eficiente, se notarán en tu bolsillo. Ahorrar el dinero que ibas a gastar innecesariamente o invertirlo en hacer más cosas durante tus vacaciones ahora es mucho más fácil.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons