01
jun 16
Compartir

Pros y contras de amortizar la hipoteca de la vivienda.

Cuando tienes una hipoteca y te llega un dinero extra esperada o inesperadamente, puedes tener un dilema: amortizar o no la hipoteca. Antes de decidirte, deberás tener muy presentes los pros y los contras de saldar parte de tu deuda con el banco.

Pros de amortizar la hipoteca

Tres son las principales ventajas que pueden llevar a liquidar parte de tu hipoteca. Son estas:

Conviertes tu economía familiar en una economía más sencilla y manejable

Al acabar con la deuda (o parte de ella), te tendrás que desprender también de algunas de las inversiones donde tenías el dinero ahorrado o, si el dinero te ha llegado ahora, estarás renunciando a colocar ese dinero. El tamaño de tu economía familiar se reduce, disminuyendo tanto las deudas como las inversiones. Gestionar tu economía familiar será un poco más sencillo, en el sentido de que supondrá gestionar un patrimonio más reducido. Esa gestión te aportará menos riesgos y oportunidades.

Puedes tener mayor facilidad para volver a hipotecar el inmueble

En el caso de que quieras pedir una segunda hipoteca, el acreedor de la primera tendrá preferencia para cobrar sobre las sucesivas hipotecas registradas más tarde. Eso puede dificultar el acceso a una segunda hipoteca.

Aunque ya tengas dinero para pagar la hipoteca que posibilitó que adquirieras la casa, te puede interesar una nueva hipoteca sobre la casa por muchas razones, como la necesidad de financiación para montar un negocio, realizar unos estudios, ayudar a tus hijos a comprar una casa o financiar los gastos de alguna reforma, por  poner solamente algunos ejemplos. En esos casos, cuanto más pequeño sea el saldo de la primera hipoteca, más sencillo será que te concedan una segunda hipoteca. Y si cancelas la primera, más fácil lo tendrás.

Te permite defenderte de las variaciones de los tipos de interés

Cuando tienes una hipoteca a tipo variable, una de las preocupaciones es que suban los tipos de interés y, con ellos, tus cuotas. Amortizar la hipoteca, total o parcialmente, es una de las formas de luchar contra esa subida. Al disminuir la cantidad pendiente de pagar, también pesarán menos los intereses que tengas que pagar.

En el caso de las hipotecas a tipo fijo, si los tipos de interés son más bajos, y las condiciones de tipos de interés de la hipoteca dejan de ser ventajosas, una alternativa a la subrogación o a la novación para evitar pagar más intereses de los que en ese momento se pagan normalmente es amortizar la hipoteca.

Contras de amortizar la hipoteca

Por su parte, en lo que respecta a las desventajas que se asocian a saldar parte de la deuda con la entidad, también se apuntan tres. Son estas:

Menores deducciones por inversión en vivienda habitual

Si adquiriste una vivienda que pudo disfrutar de la deducción antes de 2013, amortizar la hipoteca será una forma de reducir sus pagos futuros, que son la base de esa deducción, por lo que tendrás un menor ahorro fiscal.

Posibles comisiones por amortizar una hipoteca

Amortizar toda la hipoteca o una parte de ella te puede suponer diferentes comisiones. Estas comisiones no son iguales en todas las hipotecas, sino que varían en función de cuándo contrataste la hipoteca y otros factores como son si esta es a tipo fijo o a tipo variable (normalmente serán menores en las de tipo variable) y si la amortización se produce o no por una subrogación, cuyas comisiones también tienen un tope por ley.

En las hipotecas posteriores a la entrada en vigor de la  Ley 41/2007, el 9 de diciembre de 2007, desaparece la comisión por amortización anticipada total o parcial para los préstamos y créditos hipotecarios a particulares que recaigan sobre una vivienda y para personas jurídicas que tributen en el Impuesto sobre Sociedades en el régimen de empresas de reducida dimensión. Sí podrá cobrarse en estas hipotecas una compensación, con unos topes legales, para compensar el desistimiento y la pérdida de negocio para la entidad.

La renuncia a la financiación

La financiación hipotecaria es uno de los mejores cauces de financiación para los particulares. Dado que ofrece como garantía el inmueble, los tipos de interés son normalmente más reducidos que otras opciones de financiación como, por ejemplo, un préstamo personal o la tarjeta de crédito.

Si, después de amortizar la hipoteca, total o parcialmente, necesitases financiación por una cantidad pequeña, lo normal es que tengas que pagar unos intereses mayores. Podrías necesitar esa financiación, por ejemplo, para afrontar algún imprevisto, aprovechar alguna oportunidad de inversión o para afrontar una crisis temporal en tus ingresos.

En el caso de necesidades más importantes de financiación, siempre tienes la posibilidad de formalizar una nueva hipoteca, pero deberás tener en cuenta que construir una nueva hipoteca también tiene sus costes y que, si tienes ya una, es mejor no amortizarla.

¿Quieres salir de dudas? para sopesar los pros y los contras de amortizar la hipoteca, te servirán de ayuda los cálculos que puedes hacer con este simulador de hipotecas.

Imagen| iStock.com/Gabriele Maltinti


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons