16
jun 16
Compartir

Ampliar la hipoteca

El interés por las hipotecas es grande y hay tanta información sobre ellas que, a veces, surgen algunas dudas, como la relacionada con saber si se puede ampliar la hipoteca para acceder a mayor financiación.

Sí, se puede ampliar la hipoteca, lo cual puede ser una solución en algunos casos para aquellos que pasen por aprietos económicos, pero que plantea la cuestión de cuál es el procedimiento adecuado para ampliarla en cada caso. Asimismo, para aquellos que estén decididos a pedir más capital, es recomendable conocer el impacto que tendría una ampliación de la hipoteca en sus cuotas. Y el mejor instrumento para lograrlo es el simulador de hipotecas de BBVA.

¿En qué tipo de casos puede interesarte ampliar la hipoteca?

Ampliar la hipoteca puede ser una buena manera de conseguir financiación ante las necesidades de la propia vivienda que surgen tiempo después de la compra; por ejemplo, una reforma, el interés por amueblar un poco mejor la casa o una reparación.

Pero nada impide que la vivienda sirva de garantía a la financiación de gastos e inversiones no relacionados con la vivienda. La hipoteca no es estrictamente un préstamo para adquirir una vivienda, sino un cauce para que un inmueble sirva para garantizar la devolución de una financiación que habitualmente se emplea para adquirir una vivienda.

De esta manera, la ampliación de la hipoteca se puede emplear en otros usos, como la financiación de proyectos, como tu negocio o unos estudios; para solventar imprevistos y crisis personales o económicas; e, incluso, para financiar el consumo, como unas vacaciones, por ejemplo. En este último caso hay que ser particularmente prudentes y ser muy conscientes de que ese mayor consumo de hoy conllevará un menor consumo mañana.

¿Cómo se puede ampliar la hipoteca?

Para ampliar la hipoteca se pueden emplear varios procedimientos. Una posibilidad es contratar desde el inicio un crédito hipotecario. Este es semejante al préstamo hipotecario, pero más flexible a la hora de ampliarlo o reducirlo. En lugar de concederte un determinado importe, se te concede hasta una determinada cantidad de dinero y puedes disponer de más o menos dinero, hasta llegar a esa cifra, según tus necesidades.

Otra posibilidad es negociar un cambio de condiciones con tu banco, a través de una novación. En este caso, para obtener ese dinero que necesitas, puedes ampliar el importe de la hipoteca, el plazo o ambos.

Ampliar el plazo en el que pagarás la hipoteca hará que las cuotas a las que tengas que hacer frente se reduzcan, de modo que una parte del dinero que ibas a dedicar a pagar cada cuota pueda financiar tus inversiones y gastos.

Si lo que necesitas es realizar un desembolso de una vez, lo mejor será que optes por ampliar el importe de la hipoteca. Pero tendrás que tener en cuenta que, al aumentar el importe, aumentarán también tus cuotas. Una posible solución para que no aumenten demasiado las cuotas es ampliar, al mismo tiempo que el importe, el plazo en el que devolverás la hipoteca.

¿Qué consecuencias tiene ampliar la hipoteca?

Ampliar la hipoteca a través de una novación supondrá una comisión y diversos gastos de registro, notaría y gestoría. La novación por ampliación del plazo tiene el beneficio de que no tendrás que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Por otro lado, la alternativa a ampliar la hipoteca suele ser solicitar un préstamo personal. Normalmente, el préstamo personal supone tener que pagar un tipo de interés más elevado. Es decir, ampliar la hipoteca es una forma de ahorrar en el pago de intereses.

Tienes que tener en cuenta que la hipoteca brinda una garantía especial para el acreedor, por lo que ampliar la hipoteca tiene consecuencias para los acreedores. Por ejemplo, si tienes dos o más hipotecas sobre la misma vivienda, cada una tendrá un rango, un orden de preferencia. Los acreedores con una hipoteca de rango inferior tienen derecho a oponerse, de forma que solamente con su consentimiento la hipoteca que se amplía pueda conservar su rango. Esta consecuencia puede complicar las posibilidades de llevarla a cabo en algunos casos en los que haya varias hipotecas sobre la misma vivienda.

También tienes que tener en cuenta que cuanto mayores sean las deudas garantizadas con una hipoteca, más complicado se hace conseguir un préstamo personal en el futuro, dado que los acreedores hipotecarios tienen mayores garantías en caso de que acabes siendo insolvente.

Ya lo sabes, las hipotecas tienen un importante margen para la flexibilidad, que te permite adaptarlas a diversas circunstancias, una de las cuales pasa por su ampliación para acometer otros gastos, vinculados o no con el inmueble.

Imagen | iStock.com/utah778


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


2 Respuestas a “¿Puedo ampliar mi hipoteca y meter otras compras?”

  1. Ana dice:

    Puedo ampliar mi hipoteca estado en el asnef gracias

Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons