06
Abr 17
Compartir

Si tienes una bañera en tu vivienda, seguro que alguna vez te lo has planteado: ¿debería cambiar la bañera por una ducha? En esta entrada te explicamos lo que tienes que tener en cuenta al tomar una decisión.

La obra

Teóricamente dejar la bañera representa menos obra. La realidad es un poco más compleja. La mayoría de los hogares que cuentan con una bañera y no tienen ducha la tienen desde hace mucho tiempo. Así que, antes o después, habrá que proceder al cambio de bañera, si no te decides por poner una ducha. Por otro lado, la obra que requiere cambiar una bañera por una ducha es mínima. Incluso, en muchos casos, se puede realizar en una sola jornada.

La configuración del espacio

Normalmente, cuando quitas la bañera, el baño parece más grande. La bañera es sustituida por una ducha que ocupa una superficie menor. Ganas espacio. Pero, si tienes el baño alicatado, ¿qué puedes hacer con el espacio que queda sin azulejos? Podrías decidirte por la reforma integral del baño. Es una opción que te permitiría dar a todo el conjunto un aspecto más moderno y funcional. Otra opción, mucho menos engorrosa, sería colocar un panel de revestimiento a esa altura. Aportaría impermeabilidad y estética sin necesidad de grandes obras.

La accesibilidad

Cuando uno de los miembros de la familia padece dificultades de movilidad, la ducha se convierte en imprescindible. Al mismo tiempo que evitarás los resbalones que cualquiera puede sufrir, la persona con dificultades de movilidad tampoco tendrá que saltar o ser ayudado a saltar cotidianamente la barrera que supone la bañera. Y, por ejemplo, se pueden poner agarraderas, asientos o, incluso, prescindir de mamparas y rebordes.

La relajación

Una de las ventajas de la bañera es poder darse un baño. El baño tiene importantes propiedades relajantes. Sin embargo, la ducha también las tiene, aunque de diferente forma, especialmente en duchas con sistemas de hidromasaje.

El baño de los bebés

Cuando decides cambiar la bañera por una ducha, tienes que tener en cuenta las necesidades de tu bebé. Una buena opción puede ser recurrir a bañeras adaptables a los platos de ducha.

Consumo de agua

Normalmente, las duchas exigen menos consumo de agua que los baños. Sin embargo, lo normal es que ambos se ajusten a patrones diferentes de limpieza. Así, el baño diario supondría un consumo elevado de agua. Puede ser sustituido, por ejemplo, por baños a días alternos, pero esa no suele ser una buena solución cuando sudamos profusamente, como tras el ejercicio o los días de más calor.

¿Te duchas en una bañera?

Frecuentemente, las personas que tienen una bañera la emplean pocas veces para bañarse y muchas para ducharse. Sin embargo, es evidente que bañera y ducha están diseñados para usos diferentes.

La financiación de la inversión de cambiar una bañera por una ducha

El desembolso que tendrás que realizar puede rondar los mil euros. Obviamente, variará en función de tu lugar de residencia y de las necesidades específicas que tengas. Si, por ejemplo, te animas a la reforma integral de tu cuarto de baño, el presupuesto será mayor. Lo mismo sucederá si necesitas determinados accesorios especiales.

Si te decides a realizar el cambio, lo primero que tienes que tener en cuenta es que supone una inversión, no un gasto. Y es que estás mejorando las prestaciones de tu hogar, por eso haces el cambio. Disfrutarás los beneficios de tu decisión a lo largo del tiempo e incluso podrías revalorizar ligeramente el valor de tu vivienda.

Por ejemplo, si algún día te decides a venderla o alquilarla, una ducha transmite al conjunto de la casa un aire de mayor modernidad, que suele tener buena acogida entre posibles interesados.

La segunda cuestión que has de plantearte es el momento. En general, no suele ser buena idea esperar mucho. Cuanto más tardes en realizar la obra, menos tiempo tendrás para disfrutarla.

Afortunadamente, no es necesario que ahorres lo suficiente para comenzar la obra. Puedes emplear tu tarjeta de crédito para financiar la inversión. Si el presupuesto es un poco más elevado, pedir un pequeño préstamo puede ser una buena idea. A través del endeudamiento podrás pagar poco a poco, a medida que comienzas a disfrutar del cambio.

Medita las ventajas y desventajas de cambiar a una ducha o quedarte con tu vieja bañera. Si te decides por cambiar, ya sabes que cuentas con las mejores opciones de financiación en BBVA. Entra en el simulador de préstamos o infórmate de las condiciones de las tarjetas de crédito y compruébalo.

Imagen|iStock.com/OlgaMiltsova

Artículos relacionados:

3 respuestas a “Cambiar bañera por ducha: ¿sale rentable?”

  1. Lidia dice:

    En mi opinión más que un coste es una inversión a medio, largo plazo. En mi caso lo hice por mis padres que tienen una cierta edad, y estamos muy satisfechos con el resultado.

  2. JORDI dice:

    muy interesante artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons