03
Feb 16
Compartir

Hace no muchos años ir al cine suponía llegar a la sala con una hora de antelación. Sacar las entradas equivalía a hacer largas colas, sobre todo en las ciudades más grandes, y tener siempre la incógnita de si al llegar nuestro turno tendríamos localidades libres para la película que queríamos ver o tendríamos que esperar a la siguiente sesión o cambiar de cinta. Los cierto es que esto ha cambiado de forma radical gracias a la evolución de los medios de pago en el cine.

Con la ayuda de Internet, por un lado, y los smartphones, por otro, lo cierto es que el cambio ha sido radical para el espectador. Hoy en día hacer cola en el cine ya es una opción, no una obligación. La incorporación de diferentes medios de pago ha facilitado que se puedan adquirir localidades desde casa, a través de una página web que los diferentes cines o agrupaciones de salas ponen a disposición de los espectadores.

Esto tiene la gran ventaja de que el espectador solo tiene que elegir la sesión que prefiere para ver su película y la ubicación de las butacas en la sala, ya que la mayoría de los exhibidores permiten, al igual que ocurre con otras actividades como los viajes en avión, elegir en qué lugar desea uno sentarse. Pero sobre todo la tranquilidad de saber que no se quedará sin ver la película.

Medios de pago en el cine

A la hora de completar el pago, dependerá un poco del dispositivo desde el cual hemos realizado la reserva y del cine que se trate. No todos ofrecen esta posibilidad, aunque la mayoría nos permiten sacar y pagar la entradas anticipadamente. Si pagamos desde la web del exhibidor, la opción más habitual es la tarjeta de crédito, aunque también se puede completar la transacción con otras alternativas como la app BBVA Wallet, que ofrece los datos de tus tarjetas en el móvil, de manera que puedes comprar la entrada en cualquier momento sin tener que llevar las tarjetas encima.

Si somos fieles a unas salas determinadas, algo por otro lado bastante frecuente para los cinéfilos, lo más probable es que hayamos optado por tener una app móvil de dichas salas. La gran ventaja de estas apps es la comodidad de poder sacar las entradas desde cualquier lugar, sin tener que esperar a estar delante de un ordenador para hacerlo.

Tanto en el caso de la compra online como a través de una app, una de las ventajas de estar registrado es el acceso a las ofertas de descuento, los combinados de oferta complementaria, en los que, al comprar las entradas online, tenemos acceso  a mejor precio a palomitas o bebidas que se venden en el cine. También la posibilidad de adquirir entradas rebajadas a precio del día del espectador en muchas sesiones entre semana. Poder ir al cine más barato es posible ;)

Pago contactless, en taquilla o kioscos de entradas

Por último, si no queremos hacer cola, podemos adquirir las entradas a través de un kiosco automático. Se trata de un punto de venta que suele estar ubicado en el propio cine, pero que tiene la ventaja de no ser muy popular todavía. Al igual que cuando elegimos las entradas online, aquí hacemos lo mismo, solo que para pagar tenemos que introducir la tarjeta de crédito. En los dispensadores automáticos más modernos ya se permite el pago de las entradas también utilizando el smartphone, ya que incorporan la tecnología NFC.

Lo mismo ocurre si tenemos que pasar finalmente por taquilla. El cine hace tiempo que ha pasado de ser una actividad que se pagaba normalmente en efectivo, y ahora es frecuente recurrir a la tarjeta, sobre todo si van varios miembros de una familia o amigos a ver una película. En este caso, el pago contactless y la configuración del monedero, como ocurre con BBVA Wallet, para permitir realizar pagos inferiores a 20€ sin necesidad de introducir el PIN, agiliza mucho el tiempo que tardamos en sacar nuestra entrada y disminuye el tiempo de cola que tienen que realizar los espectadores.

Con todas estas posibilidades, de lo único que tenemos que preocuparnos es de no apurar tanto para que no nos de tiempo para comprar las palomitas o lleguemos tan justos que entremos tarde en la sala porque nos ha costado encontrar aparcamiento al llegar al cine, algo que ocurre más a menudo de lo que a muchos les gustaría.

En Blog BBVA | Lo que tu móvil no podía hacer hace un año

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons