07
Ago 15
Compartir

consejos para elegir bien un master

Elegir un buen máster para ampliar estudios y adquirir buen conocimiento puede ser el paso que te falta para dar el salto en el campo profesional y optar a mejores puestos de trabajo. La clave está en elegir un buen programa en un centro de prestigio, algo que no siempre resulta sencillo. A continuación, te contamos 11 claves para elegir un máster:

1 Centro de prestigio

Es importante que el centro en el que se imparta el máster tenga un cierto prestigio o, al menos, que no tenga una reputación negativa. Esto influye porque la competencia es bastante alta a la hora de optar por cualquier puesto de trabajo, por lo que los alumnos de los mejores programas tendrán ventaja sobre otros que aporten estudios equivalentes pero en otro centro menos “vistoso”. Al final, lo importante es el contenido, pero es cierto que los centros de calidad son los que destacan por llevar a cabo las iniciativas de formación más potentes.

2 Experiencia de antiguos alumnos

Para saber si un máster merece la pena o no, es muy importante conocer la opinión de otros alumnos que lo hayan cursado previamente. Es bueno contactar con distintas personas que lo haya terminado en años anteriores, preguntándoles sobre sus expectativas iniciales, cómo salieron al terminar el máster y cómo han sido los años posteriores. Muchas veces, resultan muy esclarecedores estos testimonios, más que cualquier cosa que se pueda contar desde el centro de enseñanza.

3 Bolsa de empleo

Cuando se paga la matrícula de un máster, también se está pagando muchas veces la oportunidad de acceder a una bolsa de empleo. Con el paso del tiempo, si un centro de formación hace bien su trabajo, debería ser una fuente de personas para colocar en procesos de selección en empresas de los sectores donde tiene influencia.

4 Alcance internacional

Un máster puede ser interesante en el ámbito nacional, pero no se debe perder de vista la posibilidad de ampliar miras para cursarlo en un formato internacional (en otro idioma, con mayor contenido, etc.). Es posible que en algunos sectores, como el del Derecho o el del mundo contable, sea muy específica la formación nacional como para mezclarla con otra internacional, pero en otros programas sí que puede ser muy interesante ampliar el ámbito y cursarlo en otros idiomas o con visión global.

5 Experiencia del profesorado

Los profesores de un máster de calidad tienen que ser personas con experiencia práctica demostrada en las áreas de conocimiento en las que vayan a impartir materias. De nada vale que el profesor se sepa muy bien la teoría, si resulta que nunca la ha llevado a la práctica.

6 Visión práctica

La visión de un máster debe ser lo más cercana posible a la realidad de la empresa, esto es, práctica. En los libros de texto cabe toda la teoría que cualquiera sea capaz de imaginar, pero hace falta ir más allá y plantear una formación con visión práctica y aplicada.

7 Contacto con el mundo de la empresa

Es muy importante que un máster se haga en un centro que tenga contacto con el mundo empresarial, bien mediante convenios para hacer prácticas durante o después de finalizar los estudios, o bien para acceder a recursos de investigación o de trabajo. Un máster que tenga estos nexos de unión con empresas, será mucho más provechoso que otros de corte más teórico.

8 Un coste razonable

Hay programas de máster que tienen un alto precio más por la marca que por la calidad de la formación. Es importante no dejarse llevar y cursar un máster sólo porque el centro de estudios está de moda, es mejor guiarse por las experiencias de alumnos de promociones anteriores y otros factores que permitan valorar si el máster vale lo que cuesta.

El coste de un Máster suele ser elevado, si no se dispone de ahorros para pagarlo al contado, siempre se puede solicitar financiación al banco. Por ejemplo, tienes la oferta de préstamos de BBVA para pagar un máster y otros estudios de posgrado.

9 Tiene que generar Ilusión

Estudiar por estudiar no aporta gran cosa si la persona que cursa el máster no se tiene ilusión. Unos estudios de posgrado como los de un máster deben ser una ilusionantes para la persona que quiera cursarlo, dado que sin ella difícilmente se podrá obtener un aprovechamiento cercano al óptimo.

10 Red de contactos

Hoy en día, muchos centros de enseñanza intentan generar una red de contactos entre todos los alumnos que van pasando por sus aulas. Es una gran herramienta que permite conectar a las personas que han cursado estudios en el centro, a través de eventos, sitios online y otras herramientas. Este tipo de redes generan una especie de marca en las personas, en algunos casos muy reconocida.

11 Encaje con trabajo

Estudiar trabajando es una opción interesante para poder sacar más partido a los estudios de un máster. Si el plan de estudios no exige demasiado tiempo disponible, puedes plantearte cursar el máster y a la vez trabajar en alguna empresa. A ser posible, en una posición relacionada con la formación, aunque sea con un perfil junior. Así puedes alcanzar un aprovechamiento mucho mayor de los estudios.

Cursar un máster puede ser una experiencia muy interesante, ya que permite ampliar el conocimiento y la formación que hemos adquirido, acceder a ventajas como una red de contactos con los compañeros que lo cursan en la misma promoción y otros relacionados con el centro de estudios, además de prepararnos para asumir nuevos retos de mayor responsabilidad en el campo profesional. Por eso merece la pena hacer todo el esfuerzo, incluido el de pagar lo que cuesta.

Imagen | iStock

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons