16
nov 15
Compartir

Utilizar el crédito con cabeza

Los créditos, préstamos y las tarjetas de crédito son herramientas muy útiles para la economía familiar. Poder financiar determinadas compras puede ayudarte a equilibrar tu presupuesto pero siempre y cuando se haga con responsabilidad y tomando el tiempo necesario para valorar si tiene sentido la compra en cuestión y su financiación. Te damos siete claves para ayudarte a hacer esa valoración:

Acostúmbrate a estar informado

La información es muy importante cuando hablamos de tomar decisiones, y más cuando hablamos de decisiones de inversión o financiación. Por ejemplo, debes tener organizada la información sobre tus ingresos para saber cómo evolucionan. Y, por supuesto, es conveniente tener organizados los datos sobre los gastos. Ten toda la documentación accesible, que sea siempre fácil de consultar.

También es conveniente que tengas a mano un pequeño resumen con alguna información que consideres pertinente sobre opciones que valoraste y rechazaste o sobre gastos que dejaste de hacer. Por ejemplo: “hasta tal día compré el pan en tal comercio, pero dejé de comprarlo allí porque me salía caro”, e indicar el precio.

Escucha a tus sueños

Los sueños pueden parecer imposibles, pero la mayor parte no lo son si se lucha por ellos, nos guían hacia lo que merece la pena, lo que nos mueve a luchar de forma particular. Por ejemplo, muchísimas empresas exitosas (grandes y pequeñas) han surgido del sueño de una o varias personas que idearon algo que a los demás les parecía imposible.

Precisamente esa lucha por alcanzarlos es la que los hace más viables, lo que los perfecciona. Cada obstáculo que superamos, hace que cada vez sea más probable hacer realidad nuestro sueño. Eso sí, una vez que has escuchado a tus sueños, júzgalos. Analiza cuáles merecen el crédito que vas a solicitar, valora cómo puedes mejorar tu sueño y despréndete de aquellos que no merezcan la pena.

Planifica tus proyectos

Cuando se solicita un préstamos de una cantidad elevada, como en el caso de proyectos emprendedores, la compra de una casa, un coche o una moto, conviene llevar las ideas y los sueños a planes concretos que podamos escribir y explicar. Analiza las fortalezas y debilidades de tu proyecto, cómo mejorarlo, lo que necesitas para llevarlo a cabo, la financiación que será necesaria, cómo va evolucionar todo ello a lo largo del tiempo, estudia alternativas.

Te será de mucha ayuda para organizarte concretar los planes, porque te servirá para saber cuánto crédito pedir, a qué ritmo podrías devolver el crédito según los ingresos que tengas previstos, cómo podrías mejorar el proyecto para el que pides crédito, etc. Además, así puedes ser capaz de explicar mejor el proyecto que quieres financiar (ya sea un coche, una casa, una empresa, etc.) a otras personas.

Presta mucha atención al ahorro

Cuando pedimos crédito tenemos que buscar la manera más sencilla de devolver el dinero que nos han prestado. Eso supone que tendremos que ahorrar, por lo que pedir crédito con cabeza va de la mano de ahorrar con cabeza. Si los sacrificios que nos supone ahorrar son exagerados, a tu economía no le conviene añadrile un crédito sino centrarte, primero, en cómo organizarte para ahorrar. Es importante tener en cuenta todo lo que necesitas para ahorrar y también apoyarte en todas las herramientas que te hacen más sencilla la labor de ahorrar, como las herramientas digitales.

Fortalece tu educación financiera

Tienes que poner de tu parte y adquirir conocimiento financiero: la educación financiera es imprescindible para poder explicar lo que queremos, comprender lo que nos explican y ser capaces de preguntar más allá para resolver cualquier duda. Hablando de financiación debes familiarizarte con tres nociones básicas: el riesgo y su diversificación, el tipo de interés compuesto y la inflación, ¿estás seguro de comprenderlo? prueba a resolver estas tres preguntas.

Optimiza tus compras con la tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito sirve para mucho más que para satisfacer el puro deseo a corto plazo. Muchas veces encontramos oportunidades muy buenas de consumo, pero pensamos aquello de “este mes no puedo, no llego”. Con la tarjeta de crédito puedes financiar tus adquisiciones en varios plazos, lo que puede suponer un desahogo para el presupuesto mensual eso sí, recuerda lo que hemos hablado antes sobre el ahorro.

Crédito para generar más ingresos o reducir tus gastos

Pedir un préstamo para financiar estudios, puede ayudarte a recibir esa formación que haga más probable tener un trabajo mejor remunerado.  Solicitar un préstamo para financiar tu proyecto emprendedor puede ayudarte doblemente a mejorar tus posibilidades de éxito, por la cuantía del préstamo y por el refrendo del banco a la viabilidad de tu proyecto. Pero, además de los estudios y del emprendimiento, existen muchas otras inversiones que pretenden mejorar nuestra situación económica. Por ejemplo, si tienes un coche que pasa demasiado tiempo en el taller un crédito puede ayudarte a cambiarlo por uno nuevo.


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons