10
Ene 17
Compartir

Cómo pagar un máster

La formación es uno de los factores que mejoran las oportunidades laborales. Por ello, muchas personas, incluso mientras están desarrollando un trabajo, se plantean cómo pagar un máster. Estas son las principales opciones.

Solicitar un préstamo

Una de las motivaciones más claras de la realización de un máster es mejorar tus expectativas salariales. Por un lado, disminuye la probabilidad de que te quedes en el paro y no cobres un salario. Por otro, gracias al máster, es posible que puedas tener acceso a puestos de trabajo mejor remunerados. Además, también hay emprendedores que cursan uno con el fin de que lo que aprendan les sirva para mejorar en su negocio.

En esos casos, si a lo largo de los años esperas ganar más, los pagos que tengas que hacer para amortizar el préstamo para estudios o pagar sus intereses se verán compensados con los mayores ingresos salariales. Saldrás ganando. Puedes comprobarlo y analizar sus condiciones en el simulador de préstamos para estudios de BBVA.

Un préstamo para estudios es, además, una buena opción para consolidar tus finanzas personales. No tienes que sacrificar parte de tus ahorros para pagar un máster. Eso es especialmente ventajoso en aquellos casos en los que no sea un buen momento para desprenderte de determinadas inversiones.

Pagar un máster con ahorros

La ventaja de pagar un máster con ahorros provendría de la ausencia de comisiones e intereses que sí tendrías si solicitaras un préstamo para estudios. Sin embargo, al desprenderte de los ahorros, tienes que tener en cuenta que también te estás desprendiendo de la rentabilidad que te generan estos, si es el caso.

Una posibilidad es que esos ahorros no provengan de ti, sino de personas cercanas a ti. Es el caso de los programas de máster financiados, por ejemplo, por familiares.

De esta forma, entre los inconvenientes de pagar un máster con ahorros es que, muchas veces, o bien no se tienen suficientes ahorros, o bien no están disponibles y, en ese caso, se acaba recurriendo a la familia, lo cual no es la primera opción para muchas personas.

Solicitar una beca para estudios

La ventaja más importante de una beca para financiar un máster es el valor que tiene como acreditación. Toda beca está sujeta a unos requisitos y demostrar que se ha disfrutado de esa beca es una forma de mostrar que los cumples. Eso te puede abrir diversas posibilidades laborales y formativas.

Incluso, el propio hecho de que se conceda una beca para cursarlo es una buena señal de que el máster puede merecer la pena. Obviamente, cuando tomas la decisión de realizar uno de estos cursos, no sabes con certeza lo útil que te será. Siempre existen elementos desconocidos. Que el Estado o instituciones privadas de prestigio respalden un máster concediendo a determinados alumnos una beca es una muestra de confianza que te puede ayudar a tomar una decisión.

El principal inconveniente de las becas es que los requisitos de estas ayudas sean difíciles de cumplir o no se cumplan.

Un máster pagado por la empresa

Cuando tu empresa te paga un máster está dando un paso más allá que refuerza tu relación con ella. Tu jefe te está diciendo con ello que confía en que, con la formación adicional, tu futura labor será más provechosa para ambas partes. Con esta formación superior, están mejorando tus expectativas laborales de futuro, al mismo tiempo que asumes una responsabilidad porque, normalmente, se espera que puedas desarrollar funciones más complejas dentro de la empresa.

El mayor problema de esta forma de pagar un máster se produce en las pymes. No es sencillo encontrar el trabajador adecuado en el que confiar para los futuros proyectos de la empresa. Y es más complicado aún desprenderse, al menos parcialmente, de él durante la formación. Trazar los planes para cubrir sus ausencias puede resultar un reto que no todas las compañías pueden permitirse.

Combinar distintas posibilidades

Teniendo disponibles distintas opciones de financiación puede resultar conveniente emplear una combinación de diferentes fórmulas. Evitarías gran parte de los inconvenientes ligados a cada una de las alternativas, al reducir considerablemente la proporción que financias por cada una de ellas.

Realizar un máster puede ser una buena opción para tu futuro laboral. Existen muchas vías para encontrar la financiación que necesitas. Debes meditar cuál es la mejor alternativa para ti y dar un paso adelante.

Imagen|iStock.com/bowdenimages

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons