03
Ene 17
Compartir

Rebajas

Las rebajas pueden ser una gran oportunidad para el consumo responsable si sabemos planificarlas y emplear las herramientas adecuadas. Estos consejos te pueden servir de ayuda.

Presta atención a los medios de pago

En las compras que realices durante estas rebajas en comercios físicos la comodidad es prioritaria. Es conveniente que emplees un medio de pago seguro, rápido, de manejo sencillo, que aporte información sobre las transacciones que realices… Esas y otras características las puedes encontrar en BBVA Wallet, la app que te permite convertir tu móvil en tu cartera.

En el comercio online, es fundamental que dispongas de un medio cómodo, práctico y seguro. Una forma práctica de pagar es a través de una tarjeta virtual que cargas cuando quieras de forma inmediata. Lo puedes hacer por la cantidad justa que necesites para la compra, de forma que, una vez realizado el pago, no quede dinero que pueda ser vaciado, por lo que es perfectamente segura.

Distingue las necesidades, las oportunidades y los caprichos

En rebajas, el mayor enemigo del consumo responsable es la compra compulsiva. Si no puedes evitar comprar todo tipo de artículos porque están muy baratos, tienes un problema. Hay que diferenciar las verdaderas necesidades.

Es bueno que medites el dinero que piensas gastar en rebajas. Una parte importante debe ir destinada a comprar lo que verdaderamente necesitas. Otra proporción, más pequeña, debe dedicarse a la adquisición de artículos que, dados los precios, sean una oportunidad. Se trata de aquello que, aun no siendo imprescindible, te puede convenir. Finalmente, una parte pequeña puedes destinarla a comprar algún capricho ahora que puedes encontrar buenos precios.

Aprende de las rebajas de otros años

El precio es un factor fundamental en las rebajas. En función de la rebaja en el precio podemos distinguir dos clases de productos.

Por una parte, hay productos que serán rebajados varias veces. Eso es muy frecuente en artículos muy ligados a modas o tendencias pasajeras. Los comercios, ante el temor de no poder venderlo en futuras temporadas, pueden preferir ir rebajando poco a poco el precio hasta encontrar compradores. Esperar un poco puede ser una forma de obtener un ahorro.

Sin embargo, hay otros productos en los que no se pueden esperar grandes rebajas. Se trata fundamentalmente de productos que se podrán seguir vendiendo con normalidad en futuras temporadas. Si esperas mucho, es posible que no encuentres los descuentos que buscas e incluso te puedes quedar sin el artículo.

Compara distintos establecimientos

Los descuentos pueden llegar a ser muy llamativos. Sin embargo, muchas rebajas son menores de lo que parecen una vez las comparas con otros establecimientos.

Esta labor de comparación es hoy en día más sencilla, si tomas los precios de venta online como referencia. Con una simple búsqueda en Internet puedes ver el precio de un mismo producto en distintas tiendas online.

Los sustitutivos son muy importantes en las rebajas

Muchas veces puedes tener una idea muy concreta de lo que quieres comprar, pero luego se presenta una gran oportunidad que te hace cambiar de idea. Es posible que si, por ejemplo, necesitas una chaqueta, puedas comprar otra de una marca diferente a la que pensabas o con otro color, quizá de distinto tejido, etc.

La oportunidad es doble. Por un lado, puedes comprar un producto semejante que mantiene una buena parte de las características que necesitas por un precio mucho más barato. Por otro lado, puedes encontrar algún artículo parecido con un precio un poco mayor, pero que tenga alguna cualidad especial. Si el precio no es demasiado elevado puede que  sea interesante comprarlo.

Las oportunidades exigen conocimiento previo o una reflexión

“Por este precio, este producto no se me escapa”. Eso es lo que piensan muchas personas cuando compran en rebajas. Si tienes conocimientos previos acerca de lo que suele costar el artículo y las características que tiene, la decisión puede ser correcta.

Cuando no se tienen muy claras las características de lo que se compra ni sabemos si el precio es verdaderamente bajísimo, es importante pararse un momento a pensar. De lo contrario puedes acabar adquiriendo un bien que no se parece a lo que tú pensabas o a un precio que no supone una rebaja tan considerable.

Comprar en rebajas es sencillo y provechoso si planificas bien, tienes claras tus prioridades y las características de los productos que están a tu alcance con los precios rebajados.

Imagen|iStock.com/StarRForeman

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons