02
feb 17
Compartir

motocicletas

A la hora de comprar un vehículo, normalmente se piensa en un automóvil. El desplazamiento al trabajo suele ser el uso más habitual para muchos conductores. Por eso comprar una moto puede ser la mejor medida de ahorro para la economía doméstica. No se trata de que los motores sean más eficientes, sino más bien que un menor peso y la necesidad de un motor más pequeño suponen un ahorro de combustible importante.

De esta forma, pedir un préstamo para adquirir una moto puede convertirse en una gran inversión. Además, en muchos casos, se satisface un deseo. La moto siempre ha sido un vehículo icónico, ya sea porque se tuvo una en la juventud o se deseó pero no se llegó a conseguir. La motocicleta como vehículo para desplazarse al trabajo puede cumplir con ambas funciones: ahorro y objeto de deseo.

El ahorro de desplazarse en moto

Para ser justos tenemos que comparar vehículos equivalentes, es decir, una scooter con un turismo y las deportivas con los automóviles homólogos. No es lo mismo el consumo de una motocicleta deportiva que un pequeño scooter de 125 cc. Estas últimas las podríamos comparar con los vehículos utilitarios más pequeños, los destinados a un uso urbano por las diferentes marcas.

Las motocicletas utilizan motor de gasolina, aunque también comienzan a verse algunos modelos eléctricos. Un motor diesel para hacer recorridos diarios largos o un híbrido puede ser más eficiente e igualar consumos. Una scooter puede consumir entre 3 litros (las más eficientes) a 5 a los 100 km (las de mayor cilindrada). Hablamos de consumos mixtos, donde se realizan trayectos tanto urbanos como por carretera.

Eso sí, habría que sumar que no le afectan igual los atascos que a los automóviles. Mientras que estos permanecen parados, las motos, sobre todo las más pequeñas y ágiles, siguen circulando, lo que hace que al final su consumo sea mucho menor. A igualdad de condiciones, la moto puede suponer un ahorro semanal importante en combustible. También pueden circular sin problemas por los carriles VAO (Vehículos de Alta Ocupación), al llevar siempre un 50% de sus plazas ocupadas.

Otra ventaja que tener en cuenta es el ahorro que supone aparcar la moto en ciudad. Por un lado, no tenemos que sacar tickets de hora o pagar parkings; pero además nos evitamos tener que dar vueltas para buscar una plaza de aparcamiento. Por lo general, encontrar un hueco donde dejar la moto es mucho más factible, incluso en el centro de la ciudad.

Tampoco se puede olvidar la diferencia de coste entre adquirir un nuevo vehículo o una motocicleta. El precio de esta última se sitúa aproximadamente en un 50% de un vehículo de categoría equivalente. Mientras un scooter de 125 cc. puede costar unos 4.500 euros, un automóvil de los más pequeños ronda los 9.000 euros.

Finalmente, tenemos que añadir los costes de mantenimiento. Aunque las revisiones de las motos suelen ser mucho más económicas que las de un automóvil, lo cierto es que también tienen que pasarlas con más frecuencia. En este sentido, la moto puede ser algo más económica, pero las distancias no están tan lejos en ambos vehículos. En el caso de los seguros, las motocicletas suelen ser más económicas, al igual que en los impuestos municipales de circulación.

La moto como segundo vehículo

La moto empieza a perder frente a un coche cuando tiene que transportar más pasajeros. Puede servir para uno o dos, mientras que un automóvil nos permite trasladar normalmente cinco pasajeros. De esta forma, el coste de transporte por pasajero, si el coche tiene ocupadas todas sus plazas, es menor. Claro que esto normalmente no ocurre cuando nos desplazamos al trabajo o tenemos que hacer alguna gestión.

Donde sí resulta muy útil disponer de una motocicleta es cuando se limita por contaminación la circulación y el acceso de vehículos a motor en las ciudades. Estos episodios, cada vez más frecuentes en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, no afectan a las motocicletas, que pueden seguir circulando y accediendo al centro de las ciudades. De esta forma se convierten en una alternativa muy buena para no tener que estar pendiente de si nuestra matrícula es par o impar.

Por todos estos motivos, la motocicleta se está convirtiendo en la mejor alternativa para desplazarse en las ciudades. La inversión en su adquisición se recuperará rápidamente si tenemos en cuenta el gasto equivalente que supondría tener un automóvil para realizar los mismos desplazamientos.

En Blog BBVA | Préstamos al consumo de BBVA: financia todo lo que necesites
Imagen | Hans


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons