20
dic 16
Compartir

Con BBVA Valora comprueba rápidamente si tus ingresos son suficientes para la compra de una casa

Con la reciente subida de tipos de interés de la Reserva Federal en Estados Unidos y los datos sobre el repunte de la inflación en la zona euro, todo hace suponer que los tipos en Europa han dejado de tocar fondo y van a repuntar. Esto va a suponer una subida de las hipotecas de tipo variable a corto y medio plazo. Si se quiere financiar la vivienda y buscar un crédito hipotecario, quizás este sería el mejor momento para elegir una hipoteca a tipo fijo.

Y eso, a pesar de los mensajes tranquilizadores del BCE, con sus expertos pronosticando que los tipos van a mantenerse en mínimos al menos hasta inicios de 2019. De hecho, lo más probable es que, antes de subir los tipos, el BCE actuaría de una forma similar a la Reserva Federal, reduciendo la cantidad de deuda pública que va comprando de forma progresiva. Esto nos lleva a un escenario de inicio de 2019 como posible fin de los tipos al 0,0%.

Cómo afecta la subida de tipos a las hipotecas

Cuando se contrata una hipoteca, los clientes se hacen una idea de la cuota que van a pagar según el nivel de tipos que hay en ese momento. Si se está en un momento de tipos al mínimo, como el actual, y se proyecta esta previsión a lo largo de todo el periodo de amortización, lo cierto es que no parece que sea muy realista. Si no se tienen en cuenta unos tipos más elevados, dentro de unos años, el peso de la cuota hipotecaria en el presupuesto familiar puede ser superior a lo deseado.

Una subida de un cuarto de punto no supone una gran diferencia, pero si se trata de dos o tres puntos, lo cierto es que, en función de la cantidad solicitada en el préstamo, puede haber una gran diferencia. Y, sobre todo, es posible que genere una incertidumbre que muchas familias prefieren no tener sobre sus finanzas. En las hipotecas a tipo fijo, el interés se establece al contratar el crédito y rige hasta el final del mismo, aunque en algunas ocasiones se introducen cláusulas que permiten su revisión pasado algún tiempo.

La hipoteca a tipo fijo suele ser inicialmente más cara, pero, a la larga, durante toda la duración de pago de la misma, puede ser muy rentable. En un momento como el actual, con los tipos a mínimos y un horizonte alcista a corto y medio plazo, es una buena oportunidad para reducir el riesgo. Porque a medida que vayan subiendo los tipos de interés lo hará también el euríbor, la principal referencia hipotecaria.

Una mayor seguridad y facilidad de planificación financiera

La planificación financiera no debería depender de si suben o no los tipos de interés. Por eso, una hipoteca a tipo fijo se presenta como una opción atractiva para muchos ahorradores. Saben que a corto y medio plazo van a tener un gasto fijo en el crédito hipotecario, lo que hace más previsible la planificación de los pagos; pero también de inversiones, ahorro, etc. En todo momento conocerán hasta dónde podrán llegar sin pasar agobios con su nivel de ingresos.

Además, actualmente, la hipoteca a tipo fijo resulta muy atractiva, con un interés muy reducido. Un pequeño vaivén de tipos, un crecimiento económico más fuerte, que genere tensiones inflacionistas, redunda con toda seguridad una subida de tipos. Si se echa la vista atrás, a hace unos pocos años, y se ve la evolución del euríbor, casi siempre la media ha superado lo que hoy se pagaría con una hipoteca a tipo fijo. A esto hay que añadir el diferencial que cada entidad haya sumado a dicho índice.

También depende del número de años que se acuerden para la devolución del préstamo, ya que, a medida que aumenta el plazo de devolución, el tipo de interés de una hipoteca a plazo fijo suele ser más elevado, o al menos se suelen incluir algunas cláusulas de revisión para actualizarlo en caso de una subida prolongada de los tipos. Hay que tener en cuenta que la media histórica del euríbor a doce meses se sitúa en el 2,4% y su máximo, en el 5,4%.

Tampoco se puede olvidar que, a medida que se vinculan un mayor número de productos financieros a la hipoteca, mejores condiciones se pueden obtener. Por ejemplo, si además de la domiciliación de la nómina, se contratan seguros de vida o de amortización de préstamos, planes de pensiones o similares, las condiciones y el tipo de interés ofrecido será más bajo, lo que hace todavía más atractiva la hipoteca a tipo fijo. Una razón más para pensárselo.

En Blog BBVA | Qué beneficios psicológicos aportan las hipotecas a tipo fijo


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons