19
May 17
Compartir

Coste de financiar un negocio

Convertir las ideas de negocio en empresas y actividades reales es complejo, pero muy estimulante. A continuación te explicaremos cómo calcular cuánto costará financiar un negocio o actividad.

El coste de los trámites, gestiones y formalidades

Antes de iniciar la actividad tendrás que darle una forma jurídica. Puedes optar por ser autónomo o por crear una sociedad. En este último caso podrías tener o socios u optar por una sociedad unipersona. En todo caso, tendrás que decidir por qué tipo de sociedad te decantas.

El propio proceso de constituir jurídicamente el negocio te supondrá unos costes. Es posible que necesites costear un abogado que te asesore sobre la mejor forma jurídica para tu negocio. Además, habitualmente tendrás que pagar los aranceles correspondientes al notario por las escrituras que formalices y lo mismo sucederá con los registros, especialmente el mercantil. Además, contratar una gestoría que te lleve estos trámites te hará el proceso más sencillo. La inversión necesaria puede superar los 4.000 euros.

Aunque pueda parecer que estas inversiones son “de mero trámite”, son importantes para el futuro del negocio, especialmente por las consecuencias jurídicas.

El coste de los estudios previos

Para llevar tu idea adelante necesitarás otros estudios previos, además del relativo a la mejor forma jurídica para articular el negocio. Por ejemplo, es posible que tengas que hacer, entre otros, un estudio de mercado (cuyo coste no suele bajar de los 2.000 euros), un estudio técnico, un análisis de las posibilidades de internacionalización, etc.

Tener el negocio bien estudiado tiene varias ventajas. Te permitirá conocer mejor los riesgos de la actividad que quieres emprender. También irás comprendiendo mejor el entorno al que te tienes que ir aclimatando. Incluso, mejorará los proyectos iniciales que tengas, con lo que será más sencillo encontrar financiación, socios, colaboradores, etc.

El local

Uno de los aspectos más importantes de la financiación para emprendedores es la del local donde se va a desarrollar la actividad. Por ejemplo, el coste de una nave industrial no suele bajar de los 100.000 euros.

En cuanto a las oficinas y locales comerciales, muchos emprendedores optan por el alquiler. Tiene la importante ventaja de que no hace necesarios tantos recursos financieros para comenzar el negocio. No obstante, esta opción sí puede generar al inicio de la actividad desembolsos de una cierta entidad como, por ejemplo, pagos por derechos de traspaso.

No obstante, también puedes desarrollar negocios sin local. Es el caso, por ejemplo, de la prestación de algunos servicios a domicilio o en movilidad o de los que se prestan de forma remota, aprovechando el desarrollo de Internet y las tecnologías móviles.

Otros elementos materiales

Cuando quieres montar un negocio, puedes necesitar, por ejemplo, herramientas, máquinas, vehículos, equipos informáticos, etc. Todas esas inversiones hay que financiarlas.

Ten en cuenta que los elementos materiales de tu negocio condicionan la forma en la que podrás desarrollar la actividad. El ejemplo más claro es el grado de mecanización o automatización que das a tu negocio.

Del mismo modo, necesitarás financiar ciertas existencias mínimas de materias primas o de los productos que comercializas. Además, no podrás olvidar, por ejemplo, que algunos clientes aplazarán sus pagos o que tú debes tener cierta liquidez para efectuar los tuyos.

Inversiones intangibles

Dependiendo del tipo de negocio, es probable que tengas que realizar desembolsos adicionales por elementos intangibles, pero imprescindibles. Por ejemplo, es el caso del canon de entrada en una franquicia, del coste de una licencia, del de una concesión administrativa o el pago por derechos de la propiedad intelectual o industrial.

La financiación para emprendedores

Una vez sepas el dinero que necesitas para montar tu negocio, hay que financiarlo sobre la base de varios pilares. El primero es el dinero que tú mismo puedas aportar. En segundo lugar, puede ser conveniente buscar socios. Además, siempre has de analizar la posibilidad de acceder a subvenciones y ayudas públicas.

Finalmente, la financiación ajena enriquece tu proyecto. Por un lado, gracias a ella, podrás acceder a un mayor volumen de inversiones. Por otro, supone un respaldo a la viabilidad de tus planes, tanto por el esfuerzo que tú mismo has realizado para conseguirla como por la confianza depositada por el proveedor de esa financiación.

Y no olvides que BBVA ofrece una amplia gama de servicios financieros y no financieros para  autónomos y pymes.

Imagen|iStock.com/stevanovicigor

Artículos relacionados:

Una respuesta a “Financiación para emprendedores: cuánto cuesta ser tu propio jefe”

  1. Axel Rey dice:

    Gracias por este gran articulo, porque nos hace poner los pies sobre la tierra, el camino del emprendimiento siempre es muy interesante y excitante, pero si no tenemos una planeacion adecuada sobre todo en lo que respecta al financiamiento de nuestro proyecto, este puede estrellarse al despegue, existe muchos medios de financiamiento, algunos mejores que otros, dependera de la actividad que vayamos a llevar acabo y para que sea este (emprender o hacer crecer nuestro negocio) pero siempre sabiendo que es uan opción sana y valida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons