17
may 17
Compartir

ortodoncia

Los tratamientos dentales son uno de los grandes esfuerzos económicos para muchas familias que, la mayoría de las veces, tienen que hacer equilibrios con el presupuesto para llegar a fin de mes. Entre ellos, uno de los más costosos y prolongados en el tiempo suelen ser los tratamientos de corrección, ya que hay que recolocar todas las piezas para tener la sonrisa perfecta. Pero, ¿cuánto cuesta una ortodoncia?

Aunque se podría generalizar y hablar de aproximadamente dos años de duración, hay que tener en cuenta que no todos los tratamientos son iguales, depende de las necesidades de cada paciente, de la evolución y su respuesta al mismo, o si surge algún percance con la ortodoncia.

El coste de una ortodoncia

En primer lugar, hay que decir que, al margen del centro elegido, dependerá del paciente y del estado de su dentadura. No necesariamente tener los dientes más o menos desplazados tiene que influir de forma determinante en el coste. En todo caso, siempre se hace un estudio previo que determina el tratamiento a seguir. A partir de aquí se pueden utilizar diferentes tipos de ortodoncias que tienen sus ventajas e inconvenientes.

  • Ortodoncia tradicional, con brackets metálicos que se fijan en el exterior de los dientes. Es la más habitual ,ya que también es la más económica. Su coste está entre los 3.000 y 4.000 euros dependiendo de si se utilizan o no brackets autoligables. Suele ser la más utilizada para los niños, ya que el efecto estético no tiene tanta importancia.
  • Ortodoncia con brackets de porcelana o zafiro, que son algo más caros que en caso anterior. Su gran ventaja es un efecto estético más disimulado, ya que la porcelana, y especialmente el zafiro, se mimetizan muy bien con el color del diente y pasan más desapercibidos. Como en el caso anterior, si los brackets son autoligables, serán algo más caros. Su coste puede estar entre los 4.000 y 5.000 euros. Suele ser el tratamiento elegido por adultos, que tienen que trabajar o estar de cara al público.
  • Ortodoncia invisible, que estéticamente pasa totalmente desapercibida. Se trata de una férula que, a modo de funda, se coloca en la dentadura y va corrigiendo la posición de los dientes. Como desventajas, hay que anotar que el tratamiento puede prolongarse un poco más en el tiempo y su coste es algo más elevado, en torno a los 5.000 euros, dependiendo de la complejidad.
  • Ortodoncia lingual, es la más cara y su coste oscila alrededor de los 7.000 euros. Esto se debe a que los brackets se colocan en la cara interna de los dientes, por lo que no se ven, pero además se realizan de forma personalizada para cada pieza, lo que aumenta los costes. Eso sí, es algo más incómoda de llevar que el resto de tratamientos.

La duración del tratamiento va en función de las dificultades de cada caso y de cómo evoluciona el paciente. Lo habitual es que se prolongue entre 18 y 24 meses, aunque podría alargarse un poco más. Hay que realizar revisiones de forma periódica, por lo que, en general, el coste quede dividido en dos años y no es necesario realizar un único pago.

Lo que sí es importante es revisar qué incluye el presupuesto. Además de la ortodoncia en sí misma, se incluyen todas las radiografías y estudio previo, las revisiones periódicas, así como la sustitución de material que se haya degradado. Lo que no suele incluirse es si se ha roto la ortodoncia por un descuido, la pérdida de brackets, etc. Si se dispone de un seguro de salud, alguno de estos costes pueden estar incluidos, reduciendo el total del tratamiento.

¿Y si quiero financiar la ortodoncia?

En muchas clínicas lo que se ofrece es un modelo de financiación, de manera que ellas cobran la totalidad del tratamiento al principio y el cliente abona una mensualidad determinada a lo largo de dos años. Quizás lo ideal sería que sea el paciente el que pida el crédito de forma independiente, pagando su tratamiento de forma periódica sin que surjan problemas de liquidez. De esta forma, es el paciente el que tiene el dinero en su poder. Si por cualquier motivo se interrumpe el tratamiento, se puede acudir a otra clínica para continuar sin problemas de financiación.

En todo caso, la interrupción del tratamiento o el cambio de clínica suele suponer un sobrecoste, ya que el nuevo profesional tiene que ponerse al día sobre lo ya realizado y proponer un nuevo tratamiento o continuar con el ya planteado. Si no tienes capital para costear esa variación, no te olvides de consultar con tu entidad bancaria la posibilidad de obtener un préstamo que lo haga posible. Tu sonrisa lo agradecerá.

En Blog BBVA | ¿Cuánto cuesta operarse la vista?
Imagen | iStock


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons