26
Ene 16
Compartir

Fotografía de una doctora prestando atención sanitaria a un paciente

La salud es una prioridad para cualquier persona, como también lo es contar con una situación económica favorable. Pero no se trata de elegir entre una u otra, sino que ambos aspectos están muy relacionados. El objetivo es buscar la mejor atención sanitaria, al tiempo que se cuida el bolsillo.

La solución más eficaz pasa por invertir en salud a través de un seguro, que te permita cubrir los gastos de tu asistencia médica y la de tu familia. Para que lo puedas hacer cuidando tu bolsillo al máximo, BBVA ofrece uno diseñado para que pagues sólo por lo que utilizas: el Seguro Salud BBVA.

Si inviertes en tu salud, inviertes en tu trabajo y en tu familia

Un parte del éxito laboral depende del buen desarrollo de tus cualidades físicas, intelectuales, emocionales y sensoriales, que están íntimamente ligadas a tu salud. Invirtiendo en tu salud, podrás obtener mayor rendimiento laboral con menor esfuerzo, encontrarás el equilibrio físico y mental necesario para poder tener una adecuada motivación y podrás desarrollar óptimamente tus capacidades intelectuales y tu inteligencia emocional.

Además, si eres empresario, autónomo o profesional, eres consciente de la importancia de estar en las mejores condiciones, para así estar disponible siempre que se te requiera y poder fortalecer las relaciones de negocios. Un negocio genera permanentemente nuevos desafíos y tener la mejor salud posible es la mejor manera de poder afrontar esos desafíos.

Paralelamente, con un rápido acceso a la atención sanitaria, puedes ahorrar a tu familia tiempo y preocupaciones. Su apoyo es fundamental para atravesar un proceso de enfermedad. Un seguro que ofrezca rapidez en la atención te permitirá que ese apoyo se centre en las fases críticas necesarias de ese proceso, a la vez que ahorrar largas esperas innecesarias tanto a ti, como a tu familia y a tus amigos, para que no dejen sus trabajos, sus negocios, sus fuentes de ingresos más allá de lo necesario.

Si inviertes en tu salud, ahorras en dependencia

Una adecuada atención sanitaria, junto con otros factores como llevar una vida saludable y atender a las recomendaciones profesionales, son factores que ayudan a evitar o retardar la costosa situación de dependencia, que, por ejemplo, puede requerir nuestro ingreso en una residencia de ancianos u otras medidas de apoyo. Invertir en salud es una forma de apoyar la promoción de la autonomía personal y una forma de ahorrar en ayudas tanto personales como materiales de apoyo a la dependencia.

Si cuidas tu salud, cuidas tus ahorros e inversiones

Uno de los momentos más complejos de la vida de una persona es aquél en el que se tiene que enfrentar a una enfermedad prematura, incapacitante e inesperada. Por desgracia, por esta causa, muchas personas tienen que cambiar repentinamente de vida. Eso puede suponer tener que “echar mano” de los ahorros para afrontar los costes de los gastos asociados a la enfermedad y en unos momentos en los que se puede tener menos ingresos.

Desprenderse repentinamente y con urgencia, sin previsión y en estado de importante necesidad de unas acciones, una vivienda, un negocio o cualquier otra inversión puede generarnos importantes pérdidas. Cuidar de la salud y tener la mejor atención sanitaria es muy conveniente para evitar, dentro de la medida de lo posible, pasar por una situación semejante.

El cuidado de tu bolsillo requiere una determinada atención sanitaria

La atención sanitaria genera costes más allá de lo que pagamos a nuestros proveedores de salud. Están los costes de transporte, el tiempo de trabajo (y de ocio) perdido en esperas y desplazamientos, los gastos de manutención, los costes que se generan en los acompañantes, etc.

Esos costes se multiplican a medida que el proceso de atención sanitaria se hace más lento y cuando el paciente tiene las mínimas posibilidades de elección. Poder elegir el momento, el centro y el profesional que nos atenderá evita esperas innecesarias y hace que el proceso sea mucho más fluido y menos costoso económicamente.

Invertir en salud es invertir en futuro

Una de las claves que nos permiten manejar adecuadamente nuestras finanzas personales es tener en cuenta el futuro en todas nuestras decisiones, planificar nuestros ahorros, nuestra carreralaboral, nuestros negocios, nuestros presupuestos (especiales o cotidianos), … Mirar hacia el futuro es una forma de mirar hacia el presente. Y en ese futuro la salud tiene una especial relevancia, la salud es la que nos permitirá disfrutar de las oportunidades de ese futuro de la mejor forma posible.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons