27
abr 16
Compartir

Un señor pensando cómo ahorrar impuestos

Como muchas personas,llegada la fecha de presentar la declaración, probablemente hayas sentido que has perdido la oportunidad de obtener ahorros fiscales. Si no quieres que te pase el año que viene, la tarea comienza hoy y estas pautas te vendrán bien.

Ahorra con una visión fiscal

Cada tipo de inversión tiene sus consecuencias fiscales. Muchas inversiones disfrutan de diferentes beneficios fiscales que, según tus características personales, pueden hacer que tus decisiones se puedan inclinar hacia una opción u otra.

Pero todas tienen en común una cosa: cuanto antes empieces a ahorrar, mejores resultados (tanto financieros como fiscales) lograrás en tu futuro. Las ventajas fiscales obtenidas se acumularán a lo que ahorres y a los rendimientos que vayan produciendo tus ahorros, generando más rendimientos para el futuro, de manera que puedas obtener un buen soporte económico para tu jubilación.

Los planes de pensiones son una buena forma de desgravar, ya que te dan la ventaja de que hoy declararás menos dinero. Lo harás cuando cobres las prestaciones; pero, mientras tanto, el dinero está en tu plan de pensiones produciendo rendimientos. No olvides que hay una amplia gama de planes de pensiones de BBVA para inversores de todas las edades y perfiles.

Una opción con semejanzas en su régimen fiscal, pero basada en un seguro con una prestación mínima garantizada, son los planes de previsión asegurados. Otras alternativas para diferir el momento de la tributación son los planes de previsión social empresarial, las mutualidades de previsión social empresarial y los seguros de dependencia.

Los fondos de inversión son una interesante opción, apta para todos los públicos, para retrasar el pago de los impuestos de lo que nos vayan rentando. La manera de no tener que tributar por los rendimientos obtenidos por los fondos de inversión es realizando un traspaso a otro fondo. Mientras no retires definitivamente el dinero de la inversión en fondos de inversión, no tendrás que tributar por las ganancias. Y, además, cuando tributes por las ganancias, lo harás en la base del ahorro con unos tipos de gravamen reducidos.

Si puedes aguardar cinco años a retirar la inversión, una opción interesante son los planes de ahorro a largo plazo. Con ellos puedes invertir hasta 5.000 euros al año y, cuando retires tu inversión, los rendimientos estarán exentos. Pueden instrumentarse como un seguro (SIALP) o como una cuenta (CIALP).

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) no te producirán un ahorro en tu próxima declaración de la renta, pero sí disfrutarán de un ventajoso tratamiento fiscal cuando los rescates. Se trata de seguros con una rentabilidad mínima garantizada.

Ten en cuenta las repercusiones de las decisiones familiares

Si este año tienes idea de tomar decisiones familiares importantes, debes tener en cuenta los beneficios fiscales que algunas pueden tener. Por ejemplo, tener hijos incrementa el mínimo personal y familiar, reduciendo lo que tengas que tributar.

Y también produce desgravaciones hacerse cargo de ascendientes mayores que obtengan ingresos reducidos y que vivan contigo o en centros especializados a tu cargo.

Realiza actividades promovidas fiscalmente

Además de ahorrar y hacerse cargo de más miembros en la familia, existen otras actividades incentivadas fiscalmente. Una de ellas es invertir en  determinadas empresas de nueva creación y mantener esa inversión entre 3 y 12 años.

Realizar donativos a determinadas ONG también tendrá una recompensa en tu declaración de la renta del año que viene. Por los primeros 150 euros podrás desgravar hasta un 75%, y del resto del donativo podrás beneficiarte de un 30% de desgravación (hasta un 35% si ya has realizado donativos a la misma entidad en los dos años anteriores).

Determinadas actuaciones de protección y difusión del patrimonio histórico y de las ciudades declaradas patrimonio de la humanidad también gozan de una deducción del 15% de las cantidades destinadas a esas actuaciones. Pero en este caso, como en el de los donativos a las ONG, lo máximo que se puede desgravar es un 10% de la renta que declares.

Si estás afiliado a algún partido político, las cuotas de afiliación también serán desgravables en una quinta parte hasta poder desgravar un máximo de 120 euros.

Si ya te has llevado un susto con el borrador de este año, o en años anteriores, en tu mano está empezar a actuar desde ya mismo para que la Renta 2016 sea más favorable ;)

Imagen | iStock.com/feedough


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons