09
Mar 16
Compartir

pérdida de valor del dinero

El dinero hoy vale más de lo que valdrá mañana. Y es que va perdiendo valor inexorablemente. La inflación y otros factores hacen que tener quieto tu dinero en el bolsillo sea la mejor manera de perderlo.

La inflación pega el primer mordisco a tu dinero

La inflación hace que cada vez puedas comprar menos cosas con el mismo dinero, por eso se dice que el dinero va perdiendo poder adquisitivo. Si no lo inviertes, seguirás teniendo la misma cifra, pero de dinero devaluado.

Por ejemplo, en España se podía comprar hace 40 años una entrada al cine por una cifra mucho más reducida de dinero. Con el tiempo, el precio de la entrada ha ido evolucionando. Si guardásemos en el bolsillo el dinero que costaba una de esas entradas para comprarla hoy no podríamos hacerlo.

La deflación puede dar un respiro a ese proceso de pérdida de valor. En los momentos de deflación o de inflación más reducida, se ofrece menos dinero por las inversiones. Pero ese dinero sigue perdiendo valor, tenlo en cuenta, aunque sea más despacio.

Cuando realices inversiones, considerar la inflación para saber lo que te queda con las inversiones es crucial. De hecho, conocer el efecto de la inflación en nuestras finanzas personales está considerado una de las tres nociones financieras básicas, junto a la del interés compuesto y del riesgo y su diversificación.

Cada momento que pasa sin invertir tu dinero es una oportunidad de rendimiento perdida

Piensa en el ejemplo de guardar una cantidad de dinero hace 40 años. Si alguien te garantizase que podrías recuperar lo que la inflación va comiendo al valor de tu dinero, ¿estarías satisfecho?

En parte puede que sí, porque podrías comprar las mismas cosas que hace 40 años con ese dinero. Pero, por otra parte, quizá quieras vivir un poco mejor que hace 40 años. El mundo avanza, la economía crece y tu querrás vivir un poco mejor.

Tienes que tener en cuenta el riesgo que quieres correr en función de tus preferencias sobre el mismo y tus circunstancias personales. La norma básica en inversiones es que, a la posibilidad de un mayor beneficio va asociada un mayor riesgo, así según tu objetivo es rentabilizar al máximo tu dinero tendrás que tener en cuenta ese riesgo mucho mayor; si tu objetivo es asegurar que al menos tu dinero no pierda valor con el tiempo, probablemente el riesgo sea mucho menor

Por ejemplo, las opciones para tratar de mantener el valor de tu dinero con un nivel de riesgo más seguro, puedes invertir en depósitos a plazo fijo, planes de pensiones y fondos de inversión, que invierten en renta fija con poco riesgo.

Si te animas a correr un poco más de riesgo para aumentar la posibilidad de que la inversión pudiera ser más rentable se abre el abanico: inmuebles, acciones de la bolsa, en fondos de inversión, planes de pensiones que invierten una proporción importante en renta variable, o te puedas animar a invertir en países emergentes, a emprender tu propio negocio, etc.

El entorno de tus inversiones también influye en el valor de tu dinero

Tus inversiones se desenvuelven en un entorno. Por ejemplo, si inviertes en deuda pública, te puede afectar lo que pase en las cuentas públicas. Si inviertes en vivienda, te afectará la situación del mercado inmobiliario. Si inviertes en acciones, te afectará la evolución de la empresa.

Una parte de ese entorno es común a muchos tipos de inversiones. Así, una crisis económica puede hacer que las viviendas pierdan valor, las empresas tengan menos beneficios o incluso pérdidas, o que haya deudas que no se devuelven en su totalidad, etc.

No obstante, otra parte del riesgo es específica de la inversión concreta que realices. Por ejemplo, si compras una vivienda en un lugar concreto, que ese lugar vaya ganando o perdiendo “tirón” influirá en lo que puedas obtener con esa vivienda.

Es conveniente que diversifiques, de esta manera, podrás compensar los resultados de unas con los de otras: Si diversificas bien, solamente correrás el riesgo que es común a todas las inversiones.

Tú también puedes perder valor con el paso del tiempo

Para la mayoría de las personas, su principal fuente de ingresos proviene de su trabajo o la actividad económica que desarrolla como autónomo. Con el paso del tiempo, van surgiendo novedades en cada sector y, si las desconoces, pierdes oportunidades laborales o de negocio. Puede, por ejemplo, que no consigas ese ascenso al que aspiras, la subida de sueldo que has solicitado o que tu negocio resulte menos atractivo que el de tus competidores.

Por eso es conveniente que valores las inversiones en formación y la financiación que te ayudará a no perder valor con el paso del tiempo, como los préstamos blue de BBVA.

También la salud se va perdiendo con los años, lo que nos hace más vulnerables económicamente. La salud está muy relacionada con el bolsillo, de manera que también conviene que inviertas en ella.

Imagen | iStock.com/DavidLeshem

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons