08
Jul 15
Compartir

El verano es la época del año en la que, tradicionalmente, los malos estudiantes que no han aprobado alguna asignatura durante el curso tienen que seguir estudiando para intentar aprobar en septiembre. Pero también es el momento en el que más gente puede disfrutar de más tiempo libre, puesto que se ha acabado el curso o, en el trabajo, muchas empresas cambian su horario y dan paso a jornadas continuas, que permiten a los trabajadores tener las tardes libres.

De esta manera, los meses de estío se convierten en el momento ideal para todos aquellos que buscáis mejorar vuestra formación. Eso sí, para ello, es importante elegir bien el tipo de curso que queréis realizar y qué aspectos de la formación necesitáis mejorar. En función del tiempo disponible, es posible elegir cursos intensivos, cursos a distancia o aprovechar las vacaciones para combinar ocio y formación.

El presupuesto necesario para realizar los cursos varía según la opción elegida, pero, si no tenéis el capital requerido, siempre podéis pedir financiación, para no dejar pasar de largo la oportunidad de elegir el curso que deseáis.

Cursos intensivos

En verano, es posible encontrar cursos intensivos de diferentes temáticas. Las distintas academias y centros de formación aprovechan para condensar en una semana o en un mes todo el temario que podría enseñarse durante un semestre. Tienen la ventaja de que, en poco tiempo, los alumnos asimilan una gran cantidad de información o mejoran sus habilidades en determinados aspectos. Si están cerca del domicilio, no será preciso hacer un gasto extra para afrontar un alojamiento.

Otra posibilidad muy extendida son los cursos especializados sobre una determinada temática. Un ejemplo son los cursos de verano que programan muchas universidades. En estos casos, lo más interesante de las charlas o cursos es poder escuchar a muchos expertos que, en otros momentos del año, es más complicado que acudan debido a su agenda.

Los MOOC, cursos a distancia sobre cualquier temática

También es una buena oportunidad para realizar algún MOOC (Massive Open Online Courses), cursos a distancia impartidos por prestigiosas instituciones que pueden seguirse de forma remota y, además gratis. Para concluirlos con éxito, es muy importante ser disciplinados, de modo que se siga el ritmo de aprendizaje recomendado por los creadores del curso.

Existen múltiples recursos online para seguir el curso y asimilar los contenidos. Sin embargo, el peligro es que, al no tener un horario estricto y poder ir cada uno a su ritmo, se corre el riesgo de que algunos alumnos no lleguen a completarlo. Por eso, es muy importante reservar el tiempo diario necesario para terminar las lecciones y tener el ritmo de aprendizaje que se precisa para acabar con provecho el curso realizado.

Vacaciones y cursos de formación de idiomas

Uno de “los clásicos del verano” es aprovechar el periodo de vacaciones para realizar también algún curso de formación de idiomas. Lo más habitual es hacerlo en un país nativo, donde las vacaciones se combinan con cursos que trabajan cuestiones como la gramática, el vocabulario, la pronunciación, etc. Además, se suelen programar actividades culturales que ayuden a conseguir una inmersión completa que puede ser muy fructífera para mejorar el nivel de idioma de todos los participantes.

Una de las opciones más comunes para financiar la estancia en un país extranjero para aprender idiomas es trabajar en el país de destino. Como recomendación habitual, resulta más interesante ir a una ciudad o pueblo pequeño que a una gran urbe, aunque culturalmente ésta pueda tener una oferta más atractiva. Y es que, para lograr una mejor experiencia inmersiva, lo ideal es no coincidir con otras personas que hablen español, de manera que se vean obligados a comunicarse en el idioma nativo.

De cualquier manea, sea cual sea la manera que tengáis en mente para seguir formándoos, recordad que es posible financiar vuestras vacaciones para estar más centrados en aprovechar los cursos, más descansados y, sobre todo, que el curso académico se asimile como parte del disfrute de un momento de ocio, algo que hará que aprendáis de forma más natural, más lúdica, sin que el esfuerzo necesario pese o se sienta como una obligación.

Imagen | kshelton

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons