28
mar 17
Compartir

thermomix

Muchos no conocen bien las funcionalidades de un robot de cocina. Otros las conocen, y hasta lo desean, pero creen que no pueden permitírselo. En esta entrada te contaremos la experiencia de algunos usuarios y te explicaremos cómo su financiación no debería ser un problema.

Los nuevos caminos que te abre un robot de cocina

Seguro que alguna vez has escuchado a un compañero o amigo hablar sobre las bondades de este tipo de dispositivos y lo mucho que lo utilizan para hacer todo tipo de recetas apetecibles. Alba Corpas, por ejemplo, lo utiliza para nuevas recetas que no sabría hacer sin el robot de cocina, por ejemplo, de repostería. Jessica Marzano, mientras tanto, intenta “hacer algo nuevo cada dos semanas”. Ni ella ni su pareja son grandes cocineros, pero desde que tienen el robot cocinan mucho más. De hecho, se atreven incluso con cosas que antes no hacían, como pan. Carolina A.A. reconoce que sabría cocinar la mayoría de las recetas, pero que recurre a él  con aquellas que requieren un proceso más laborioso, poniendo como ejemplo “subir claras a punto de nieve o picar mucha verdura para el pisto”. Bruno Belguero ya no tiene miedo a ninguna receta. Su robot tiene un modo de cocina guiada. Cocinar con él es “tan insultantemente fácil que es imposible hacerlo mal”. Por ejemplo, el robot te dice “ahora pon 200 gramos de arroz” y te sale la báscula automáticamente, luego te dice “ahora pulsa la velocidad 3″ y se pone ella sola a la temperatura…

El ahorro de tiempo

Carolina recalca que el ahorro de tiempo se produce en las tareas más laboriosas. De hecho, está convencida de que, si no tuviera el robot, ni se plantearía preparar algunos platos. Bruno Belguero y Jessica coinciden en que, incluso por encima del ahorro de tiempo, la ventaja es que se aprovecha mejor. Pones el temporizador y puedes realizar otras labores sin necesidad de estar pendiente de la comida. Alba nos aclara que el ahorro de tiempo se produce en los alimentos preparados en frío.Por ejemplo, “para picar hielo o hacer una limonada, se tarda dos segundos (literalmente), pero para hacer un pescado, te tiras mínimo 20 minutos”.

Mantenimiento y limpieza

Bruno Belguero nos describe lo fácil que es la limpieza del robot: “al acabar lleno el vaso de agua, pongo un chorrito de lavavajillas y lo activo 30 segundos. Con aclarar queda limpio”. Jessica lo mete en el lavavajillas, mientras que Alba separa el vaso para limpiarlo. Otra ventaja de limpieza nos destaca Alba: “hagas lo que hagas, no se pega nada”. Por ejemplo, la masa de pan no se pega. Y añade que no ha tenido que realizar ninguna operación especial de mantenimiento con su robot, pero que sí se pueden necesitar accesorios adicionales. Pero, como nos recuerda Carolina, aunque el mantenimiento y limpieza no sean complicados, “fregar siempre es un fastidio y de eso no te quita”.

En conjunto, ¿merece la pena adquirir un robot de cocina?

Jessica responde que sí. Se declara usuaria casi diaria del robot de cocina y cree que, aunque tiene un coste relevante, en un año se amortiza la inversión. Bruno Belguero cree también que sí. Opina que un robot de cocina debe amortizarse a largo plazo y espera que le dure muchos años más. De momento, le ha aportado, sobre todo, atreverse a cocinar más. Alba es una usuaria reciente. Apenas le ha sacado partido, pero se muestra esperanzada y deseosa de utilizarlo y aficionarse a cocinar más. En el caso de Carolina ha sido un regalo, un regalo bien recibido pero que ha usado poco.

La financiación de un robot de cocina

El robot de cocina se amortiza con su uso. Ganas tiempo, descubres nuevas opciones, varías tus menús y, como es una forma más de cocinar, la comida generalmente es más sana porque no está procesada, por lo que también es una cuestión de salud… Debe considerarse, en lugar de un gasto, una inversión. Si hoy no dispones del dinero para pagarlo o lo necesitas para cubrir otros frentes, puedes pedir un pequeño préstamo. La tarjeta de crédito puede ser un buen instrumento para financiar la compra de un robot de cocina. Sin embargo, si lo que deseas es comprar uno de gama alta con todos los accesorios, puede que sea interesante recurrir a un préstamo personal. También, por ejemplo, cuando quieres tener uno en tu vivienda principal y otro en tu segunda vivienda e, incluso, puedes aprovechar para regalar uno a algún familiar con motivo, por ejemplo, de su boda. Ya lo sabes: si te convencen las prestaciones de un robot de cocina, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Consulta las opciones de financiación que te ofrece BBVA a través de tarjeta de crédito o préstamo personal. Imagen|iStock.com/Ekaterina Minaeva


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons