23
jun 16
Compartir

Vivienda hipotecada

Si tienes una hipoteca y has conseguido ahorrar cierta cantidad de dinero, es posible que te hayas preguntado cómo te afectaría amortizar anticipadamente una parte, o incluso toda. Para que puedas calcular cómo variarían tus cuotas en función de las decisiones que tomes, lo mejor es que entres en el simulador de hipotecas de BBVA.

Al amortizar la hipoteca, una de las principales preocupaciones vendrá asociada a sus consecuencias fiscales. Deberás ponderar principalmente dos consideraciones: los efectos de la amortización sobre la deducción por inversión en vivienda habitual (si la adquiriste o empezaste a pagar antes del 1 de enero de 2013) y la fiscalidad de los ahorros que destinarías al pago de la amortización anticipada de la hipoteca.

La deducción por inversión en vivienda habitual

Esta consideración solamente tendrás que tenerla en cuenta si puedes disfrutar de la deducción por haber adquirido la vivienda antes de 2013 o por haber empezado a pagarla antes de esa fecha. Si el comienzo del pago y la adquisición se han producido de 2013 en adelante, solamente podrás desgravar por inversión en vivienda si en tu comunidad autónoma de residencia hay una deducción específica.

En caso de poder deducir por vivienda habitual, el objetivo sería deducir lo máximo posible, lo antes posible y durante el mayor tiempo posible. Eso se logra ajustando las cuotas a la base máxima de la deducción, que es de 9.040 €. Es decir, lo que tienes que amortizar de más es una cantidad que, sumada a las cuotas que venías pagando, llegue a los 9.040 €.

Es importante tener en cuenta que en el caso de que la vivienda la adquiera un matrimonio que presente la declaración individual, ese límite es para cada uno de los cónyuges, lo que en conjunto nos situaría en un máximo de 18.080 €.

De lo que se trata es de amortizar todos los años una cantidad adicional con la que tus pagos por la hipoteca lleguen a esa base máxima. En ese caso, podrías desgravar un 15% (si no hay alguna especialidad en la materia en tu comunidad autónoma) de los 9.040 € o los 18.080 €, para matrimonios con declaraciones individuales.

La fiscalidad de los ahorros que destinarás a la amortización de la hipoteca

Sabiendo cuánto te conviene fiscalmente amortizar, la siguiente pregunta es de dónde te conviene sacar los ahorros para pagar esa cantidadanticipada de la hipoteca.

Deberás tener muy presente que cada opción de ahorro tiene su fiscalidad. Por ejemplo, si lo sacas de un fondo de inversión, es posible que tengas que pagar en el año en que lo sacas los impuestos correspondientes a lo que te ha rendido a lo largo de muchos años, porque los fondos de inversión tienen la importante ventaja fiscal de no tener que tributar por lo que ganas hasta que no te deshagas de tus posiciones. Mientras lo traspases de un fondo de inversión a otro no tienes que declarar lo que ganas.

Si retiras el dinero de un Plan de Ahorro a Largo Plazo (CIALP o SIALP) antes de los cinco años, perderás el beneficio fiscal de no tener que declarar los rendimientos.

En el caso de los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), tienes que tener en cuenta que habrán de pasar cinco años desde la aportación de la primera prima para que puedas rescatar la renta vitalicia con la exención de los rendimientos generados hasta entonces.

En el caso de los planes de pensiones y figuras de fiscalidad afín, como los Planes de Previsión Asegurados (PPA), los planes de previsión social empresarial y los concertados con mutualidades de previsión social, de momento hasta 2025, no es posible rescatar el dinero salvo para las contingencias expresamente establecidas, por lo que no podrías contar con ese dinero para amortizar la hipoteca.

Otra consideración que habrás de tener en cuenta es que, cuando vendas valores, bienes o derechos para obtener el dinero con el que amortizar la hipoteca y no vendas todos los que posees, sino una parte, se considerará que has vendido los que adquiriste en primer lugar. Eso te afecta si, por ejemplo, se trata de acciones, bonos o participaciones en fondos de inversión conseguidos en diferentes tandas.

En todo caso, debes ponderar todas las consideraciones fiscales y no fiscales al amortizar tu hipoteca. Las deducciones por inversión en vivienda y el impacto fiscal de los ahorros de los que dispongas para amortizarla son solamente una de las consideraciones a tener en cuenta al llevar a cabo esa disminución de la cantidad.

Imagen | iStock.com/urfinguss


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons