10
Ago 16
Compartir

Imagen de una pareja de millennials en su nueva casa

Los millennials de todo el mundo y, en particular, los españoles, aspiran a una casa en propiedad. Afrontan circunstancias diferentes a las de otras generaciones que hacen que el proceso de búsqueda de una vivienda sea distinto, por lo que es conveniente que sigan ciertas recomendaciones que sus antecesores no tuvieron que valorar.

Conecta la compra de la vivienda con otros importantes pilares de tu vida

La adquisición de una vivienda es una de las decisiones financieras más importantes que deben tomarse a lo largo de la vida, y no solamente para los millennials. El entorno laboral que se espera para este colectivo nacido entre 1975 y 2000 es el de una vida profesional más larga y cambiante, por lo que deberán planificar la jubilación desde ya. En ese sentido, si perteneces a esta generación, deberás cuidar especialmente la salud y la formación.

Cuando compres un domicilio deberás procurar encontrar uno que se ajuste a tu competencia laboral y que no tenga características particularmente perjudiciales para la salud. Y es que deberás tener en cuenta los beneficios derivados de tus inversiones en salud y formación en tu futuro profesional y, por tanto, en la capacidad de pago de una vivienda en propiedad. La planificación de estos aspectos debe ser hecha de manera conjunta, teniendo en cuenta la repercusión de unas facetas en las otras.

Planifica acciones para mejorar la probabilidad de que te concedan una hipoteca

La probabilidad de que te concedan un hipoteca aumenta a medida que vas ahorrando más. Si dispones de una proporción mínima ahorrada sobre el valor de tasación de la vivienda, será mucho más fácil que te concedan la hipoteca.

También es necesario que el importe de los pagos que tengas que hacer para pagar la hipoteca no represente una proporción excesivamente elevada sobre tus ingresos. Cuanto más reducida sea esa proporción, no solamente te será más fácil pagar la hipoteca, sino que será más sencillo atravesar posibles momentos de crisis en tus ingresos.

Emplea intensamente las herramientas digitales

Los millennials tienen un contacto mayor con las nuevas tecnologías que otras generaciones anteriores. Debes aprovechar la tecnología para elegir tu nuevo hogar. Existen diversas apps y sitios de Internet que te pueden facilitar la labor.

El simulador de hipotecas de BBVA es un buen ejemplo, ya que te permite realizar los cálculos de tu hipoteca en función de cómo son o podrían ser tus características. También, por poner solamente algunos ejemplos, puedes realizar virtualmente visitas a los pisos en oferta, consultar digitalmente los servicios de que dispone la zona o conocer cómo son las rutas de transporte público y privado desde la ubicación de una determinada vivienda a través de diversas apps.

Piensa en una vivienda versátil

Aunque tengas muy claro lo que quieres, debes pensar que los millennials son la generación de los cambios: laborales, familiares, en el ocio, etc. Posiblemente tú puedas cambiar, también, con el paso del tiempo y la vivienda que elijas puede no adaptarse, entonces, a tus requerimientos.

Puede ocurrir que tengas que mudarte a otra vivienda más adelante, porque ya no se adapte a tus intereses o por cualquier otra razón. Si más adelante la has de vender, un apartamento versátil puede dirigirse a un abanico más amplio de públicos. Quizá sacrifiques algún aspecto que te gustaría, pero resultará más fácil de encontrar un comprador.

Ten en cuenta las ventajas de la economía colaborativa

Los millennials también son la generación del impulso a la economía colaborativa. Este concepto, entre otras cosas, te permite aprovechar las ventajas de dividir recursos y actividades, venciendo las desconfianzas de los participantes.

La economía colaborativa puede ser una buena manera de que tu hogar se adapte a tus necesidades, compartiendo no solamente el espacio que te sobra o que te falte en un momento dado, sino un conjunto amplio de actividades necesarias para mantener en orden tu vivienda. Por ejemplo, a través de la economía colaborativa se pueden distribuir determinadas máquinas y herramientas que se emplean en el hogar, y que no tienes por qué comprar de primera mano.

Comprar una vivienda es comprar algo más que comprar un espacio entre unas paredes

Los millennials quieren sostener un determinado nivel de vida. Pero, para poder hacerlo, hay que cuadrar el presupuesto. Y el presupuesto mensual depende en una parte relevante de los gastos relacionados con la vivienda.

Tienes que tener en cuenta que, dependiendo del tipo de vivienda que elijas, puedes tener más gastos para amueblarla, mayor consumo energético, una mayor frecuencia de reparaciones, etc. Debes valorar el impacto de esos gastos en tu presupuesto.

Considera la vivienda como un centro de trabajo

Los millennials serán, previsiblemente, la generación del teletrabajo. Una parte o toda tu jornada puede que se realice fuera de los lugares habituales de trabajo u oficina. Gracias a las tecnologías de telecomunicaciones, es posible que trabajes desde prácticamente cualquier lugar: centros de trabajo de otras empresas (como proveedores y clientes de tu empresa), medios de transporte, espacios públicos, al aire libre, etc.

Pero la vivienda siempre ocupará una posición destacada en el teletrabajo, al ser normalmente el primer sitio en el que estarás al levantarte y el último antes de acostarte. Por eso, debes pensar en tu vivienda como un posible centro de actividad y buscar las características más apropiadas para darle esa función.

Y, lo más importante, recuerda que BBVA es el banco que estará siempre a tu lado en las decisiones más importantes de tu vida. Como ya hemos comentado, puedes realizar los cálculos de tu hipoteca a través del simulador de hipotecas de BBVA.

Imagen | iStock.com/MaksymPoriechkin

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons