03
mar 16
Compartir

Qué es una hipoteca a tipo fijo

Los tipos de interés están muy bajos. Tanto que ha terminado por ser noticia de portada contar con un euríbor a un año negativo. Debido a ello y a la normalización del mercado inmobiliario, surge interés por las hipotecas a tipo fijo. Pero, ¿qué son las hipotecas a tipo fijo?

Las hipotecas y su tipo de interés

Como bien saben todos aquellos que durante 2015  firmaron los 244.827 nuevos contratos llevados a cabo en España según el Instituto Nacional de Estadística, una hipoteca es una operación a través de la cual se obtiene financiación prestando como garantía una cosa (normalmente un inmueble, aunque también existe una hipoteca mobiliaria) para el caso en el que el deudor no cumpla con sus obligaciones de pago. La financiación obtenida puede emplearse en comprar una casa, pero puede financiar otras inversiones.

En las hipotecas se pagan periódicamente unas cuotas en las que, por una parte, se devuelve una parte del dinero prestado y, por otra parte, se pagan unos intereses que suponen una remuneración por habernos prestado el dinero. El tipo de interés de la hipoteca es un porcentaje que se paga en función de lo que queda por pagar.

Ventajas y desventajas de las hipoteca a tipo fijo

En una hipoteca a tipo fijo, el tipo de interés se fija al comienzo y rige hasta que se termina de pagar, sin perjuicio de que pueda haber alguna cláusula de revisión pasado algún tiempo. En una variable, este tipo no se conoce de antemano al firmar la hipoteca, sino que en cada momento depende de alguna referencia que va cambiando con el tiempo (normalmente el euríbor).

La hipoteca a tipo fijo te ofrece la seguridad de conocer desde el comienzo cuál va a ser el coste de la operación. Sabrás todos los pagos que habrás de realizar, su cuantía y el momento en el que habrás de realizarlos. Su gran ventaja es que no tendrás que pagar más dinero en un momento dado, si suben los tipos de interés.

Los riesgos vienen fundamentalmente por unos tipos de interés bajos. Lo que vale una deuda depende de ellos. Cuanto más bajo sea el tipo de interés, más valen hoy los pagos que va a suponer devolver la deuda en el futuro. Como los pagos no varían en una hipoteca a tipo fijo, unos tipos de interés más bajos de lo esperado harán más gravosa tu deuda.

La parte buena del riesgo es que, si los tipos de interés suben por encima de lo esperable, pagarás menos intereses en una hipoteca a tipo fijo y el valor de los pagos derivados será menor.

¿Por qué la hipoteca a tipo fijo suele salir inicialmente más cara?

Al principio, las hipotecas a tipo fijo te resultarán más caras, fundamentalmente por dos motivos. En primer lugar, con unos tipos de interés bajos (como los actuales), es previsible que, en el conjunto del tiempo que durará tu hipoteca, pueda haber momentos de tipos de interés más altos que los actuales. Esa expectativa hay que tenerla en cuenta.

Por otro lado, el banco está corriendo un riesgo de que el valor actual de los pagos derivados de la hipoteca fluctúe más que con una hipoteca a tipo variable. Para compensar ese riesgo, también hay que pagar algo más.

¿Quieres saber si una hipoteca fija es lo que más te conviene?, entra en BBVA.es, utiliza el simulador de hipotecas y descubre cuál se ajusta más a tus necesidades.

Imagen | iStock.com/OlegGr


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons