05
May 17
Compartir

Libertad económica doméstica

La libertad económica doméstica es un concepto muy práctico que puede beneficiar mucho a tus finanzas personales. En esta entrada te explicaremos qué es, para qué sirve y te daremos algunos consejos para que, al menos, puedas conseguir seis meses de libertad económica doméstica sin mucho esfuerzo.

¿Qué es la libertad económica doméstica?

En términos generales, podemos decir que la libertad es la facultad de poder elegir. ¿Es posible eso en el ámbito de la economía doméstica? ¿Hasta qué punto podemos hacer lo que queremos?

Tu presupuesto mensual tiene muchos gastos fijos, ya previstos, algunos imprescindibles, otros que es muy difícil modificar. En una situación normal no eliges dejar de asumir los gastos de alimentación, vivienda, energía, transporte, enseñanza, ropa, etc. Por eso, no te sientes libre de tomar decisiones que, a priori, parece que pudiesen poner en peligro tus ingresos o tu patrimonio, aunque haya riesgos que puedan merecer la pena.

En ese sentido, la libertad de elección en tu economía doméstica depende de cuánto tiempo podrías pasar cubriendo tus gastos habituales sin ingresos. Imagina que, por ejemplo, pierdes tu trabajo. ¿Cuántos meses tendrías para seguir viviendo como hasta ahora mientras encuentras uno nuevo?  Esa cifra mide la libertad de tu economía doméstica.

Calcular cuál es, en meses, la libertad de tu economía doméstica es sencillo. Tienes que dividir tus ahorros entre tus gastos mensuales. Cuantos más ahorros y menos gastos mensuales tengas, más libre te encontrarás para tomar decisiones.

Consejos para mejorar tu libertad económica doméstica

Si tomas adecuadamente las grandes decisiones, puedes ahorrarte mucho dinero, pero también lo puedes conseguir con pequeños gestos del día a día como, por ejemplo, los siguientes:

  • Compra más alimentos frescos, en lugar de precocinados
  • Cocina más y lleva el tupper a tu trabajo
  • Si un día no tienes compromisos sociales, evita los aperitivos
  • Emplea ropa o calzado de temporadas anteriores
  • Educa a tus hijos en compartir
  • Aprovecha los servicios de la economía colaborativa
  • Deja el coche en los desplazamientos cortos y ve caminando
  • Considera opciones interesantes de viaje de bajo coste
  • Procura dejar de fumar
  • Aprovecha los recursos municipales gratuitos o de bajo coste como bibliotecas, piscinas, polideportivos, museos, salas de exposiciones
  • Saca el máximo partido a los recursos gratuitos para aprender idiomas
  • Aprovéchate del programa Adiós comisiones de BBVA
  • Estudia ofertas y promociones
  • No tengas prisa por adquirir lo último que haya salido, quizá baje pronto de precio
  • Busca aparcamientos gratuitos, aunque estén un poco más lejos
  • Intenta consumir en momentos en los que hay menos demanda y tarifas valle
  • Dedica más tiempo al cuidado de los niños, enfermos y personas mayores de tu hogar y contrata menos cuidadores
  • Haz tú mismo las pequeñas reformas y reparaciones del hogar que estén a tu alcance
  • Planifica con tiempo las celebraciones
  • No gastes por aparentar

¿Qué consigues gracias a la libertad económica doméstica?

Conseguirás tener menos miedo al futuro. Aprenderás a vivir con menos, pero también a conseguir sacar el máximo provecho de los recursos que tienes. Eventos que, en otras circunstancias, considerarías una catástrofe para tus finanzas personales los podrás ver como retos que están a tu alcance. Tienes tiempo para superarlos.

Al vivir con mayor tranquilidad y con unas ideas de futuro más claras, menos inciertas, disminuirá tu ansiedad laboral. Gracias a la mayor libertad en tu economía doméstica, será más fácil que puedas trabajar en lo que más te guste, aunque ganes menos. Con menor estrés y mejor motivación, rendirás más y tendrás mayor proyección laboral.

Al mismo tiempo, podrás mejorar otras facetas. Serás un consumidor mejor, que logra cubrir sus necesidades con menos recursos. También te costará menos ahorrar y apostar por proyectos emprendedores, aunque corras el riesgo de fracasar. Te será más sencillo levantarte.

Además, la libertad económica doméstica disminuye la probabilidad de que tengas que enfrentarte a uno de los peores enemigos de tus finanzas personales: tomar decisiones desesperadas. Sabrás atravesar con mayor facilidad baches en tus finanzas sin tener que desprenderte antes de tiempo de tus inversiones financieras, inmobiliarias o de tu negocio.

Cubrir con menos dinero tus necesidades y tener unos ahorros te permiten abordar mejor los retos de la gestión de tu economía doméstica y te da muchas más posibilidades de elección.

Imagen|iStock.com/Dirima

Artículos relacionados:

3 respuestas a “¿Cómo conseguir seis meses de libertad económica?”

  1. Younes dice:

    Buenos días, ¿existe algún tipo de préstamo sin interés? Como el que había antiguamente según leí, la tarjeta diez o crédito nominal. Gracias Un saludo

    • BBVA Responde dice:

      Hola, desde bbva.es tienes disponible la información sobre nuestros prestamos personales http://bbva.info/1Pw4ViM y tarjetas de crédito http://bbva.info/27jYZpe Para más información, desde nuestras oficinas podrán asesorarte. Un saludo.

    • Manolo Rajoy dice:

      Hola Younes. Por lo regular puedes encontrar en alguna entidad prestamos sin intereses o con una buena tasa. Particularmente, me gustan los revolventes, que llevan una tasa baja y realmente son una línea de crédito.

      Lo que te recomiendo es que te informes bien acerca de las penalizaciones para que no te quedes corta con la información, pero sobre todo, solicitar la cantidad que puedas pagar.

      Por cierto, buen artículo.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons