06
Oct 16
Compartir

Las redes sociales surgen como una necesidad de los usuarios de compartir lo que está ocurriendo en su vida con los demás. Debido a su propia definición, la red social no está pensada para mantener la privacidad. Por lo tanto, por defecto todo se va a compartir, a menos que nosotros pongamos los límites. Por eso vamos a ver cómo controlar lo que Internet y las redes sociales cuentan sobre ti.

Es fundamental tener controlada la información que estamos compartiendo. En la mayoría de las ocasiones no se sabe si una foto publicada es visible sólo para la familia, para los amigos o para todo el mundo. Además, esta imagen puede ofrecer mucha más información de la que se piensa, respecto a la hora en la que se realizó, la localización, etc. Estos datos están incluidos dentro de la propia imagen, ya que muchas veces se utiliza el smartphone para compartir, añadiendo geolocalización a las mismas.

La seguridad en el acceso a las redes sociales

La primera precaución que hay que tomar está en el acceso a dichas redes. No deja de ser un servicio en Internet. Es imprescindible tener una contraseña segura, que incluya mayúsculas y minúsculas, números y signos y tenga como mínimo 8 caracteres. Además, no debe ser igual a ninguna otra que tengamos. Es la única manera de aislar los daños en caso de que alguien logre saberla y apoderarse de nuestras credenciales de acceso.

Si se utiliza un ordenador público, como podría ser el de una biblioteca o un cibercafé, hay que asegurarse siempre de que se ha cerrado la sesión, no basta con cerrar el navegador. Si es el ordenador de casa, lo ideal es dejar el navegador configurado para que, una vez que se cierre la sesión, se eliminen el historial de navegación y las cookies. De esta forma, aunque nos olvidemos de cerrar sesión, al volver a abrir el navegador, volverá a pedir de nuevo la contraseña.

En el caso de los smartphones, es fundamental tener siempre un código de bloqueo para poder utilizarlo, ya que, al ser un dispositivo de uso personal, lo más habitual es que siempre tener las credenciales introducidas para acceder a las redes sociales. Basta pulsar en el icono de Facebook para acceder a toda la información o poder publicar.

Por último, siempre que sea posible, hay que utilizar la verificación en dos pasos. Se trata de un servicio que, además de requerir la contraseña, añade una segunda medida de seguridad, como puede ser el envío de un código a un smartphone. Igualmente, hay que establecer una cuenta de correo de recuperación, con una clave de identificación diferente, por si lo que se quiere recuperar la contraseña se sabe a qué cuenta llegará. Esto es fundamental si alguien se ha apropiado de las credenciales y ha cambiado la contraseña de acceso.

Elige lo que quieres compartir y con quién quieres hacerlo

Por lo que se refiere estrictamente a los datos que se comparten en la red social, hay que configurar qué se comparte, cómo vamos a hacerlo y con quién lo hacemos en cada red social que utilicemos.

  • ¿Qué datos compartimos? Esto es algo que vamos a decidir en cada momento, cuando queremos publicar una foto que acabamos de tomar, una ubicación en la que estamos con un checkin, un comentario que hacemos o o un artículo que hemos leído y nos ha gustado.
  • ¿Cómo vamos a compartirlo? Es decir, elegimos en qué red social o redes sociales vamos a publicar.
  • ¿Con quién queremos compartirlo? Es decir, qué grupo de contactos, de amigos o familiares queremos que tengan acceso a nuestra publicación. Para poder segmentar adecuadamente es necesario crear diferentes grupos o listas de contactos, para que los permisos de acceso sean más flexibles, más granulares, pudiendo definir quién accede a qué contenidos. Estas opciones varían en función de la red social en la que estamos compartiendo.

Cuidado con los servicios vinculados

Por último, hay que ser conscientes de las relaciones existentes entre diferentes servicios. Un ejemplo es la red social que accede a nuestros contactos del teléfono y completa la información. En muchos casos se puede producir un cambio de criterio a lo largo de la vida de un servicio. El ejemplo más reciente es WhatsApp y su cambio en sus términos y condiciones para compartir datos también con Facebook. Lo mismo ocurre con Facebook e Instagram o Yahoo! y la red de fotografías Flickr.

Es fundamental saber a qué otros servicios estamos dando permisos para acceder a nuestras redes sociales. En cada red social existe un apartado en la configuración donde podremos comprobar qué servicios pueden acceder. Un ejemplo muy sencillo sería uno que nos permita publicar un contenido en diferentes redes sociales de forma simultánea, como podría ser Hootsuite o Buffer.

¿Sabes qué permisos tienes en las redes sociales?

El problema es que muchas veces no se tiene nada claro qué permisos tiene cada red social. Para ello, se pueden utilizar algunos servicios de terceros que nos intentan poner más fácil esta cuestión. Vamos a ver algunos ejemplos:

  • MyPermissions es un servicio que nos ayuda a tener un acceso centralizado a los permisos de seguridad de las principales redes sociales que utilizamos. Además, MyPermissions dispone de un limpiador de permisos destinado avisarnos cada vez que una aplicación instalada intenta acceder a la información personal. Dispone de aplicaciones también para smartphones, Android e iOS.
  • Privacy Palette es una extensión para el navegador Chrome que va más allá de la privacidad en las redes sociales. Impide que los servicios que visitamos nos rastreen o utilicen los datos de navegación para mostrar publicidad en diferentes sitios, incluidas las redes sociales.

Entre todas las cuestiones que se pueden poner en práctica, utilizar el sentido común a la hora de ofrecer información es una de las más sensatas. Solo se trata de no dar más información sobre nuestra vida privada en Internet que aquella que contaríamos a un desconocido que nos encontramos por la calle.

En Blog BBVA | Cómo reconocer un bulo en Internet y no morder el anzuelo
Imagen | kaboompics.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons