17
Jul 13
Compartir

Una de las mayores preocupaciones de un empresario o autónomo son los riesgos a los que puede estar sometida su actividad: desde el tipo de cambio a accidentes, incendio, robo… La solución más habitual para ello es ser prevenido y contar con seguros ajustados al tipo de actividad de la empresa. Hoy os traemos un interesante artículo de BBVA Con Tu Empresa a propósito de ello:

 

Para mitigar las consecuencias de los riesgos a los que está expuesto el negocio, están los productos de seguros. Al principio, cuando se comienza la actividad, cuesta un poco más contratar seguros porque supone asumir una mayor carga de gastos. Sin embargo, puede que no sea tan buena idea dejar de cubrir, por ejemplo, activos clave que se hayan adquirido para iniciar el negocio. Un ordenador es algo que se reemplaza con cierta facilidad, pero una máquina especial, seguro que costará más.

 

Hay que tener presente que los seguros sirven para ahorrar. En caso de que se produzca un siniestro, los seguros dan cobertura en los casos especificados en la póliza y hasta la cantidad asegurada. Esto significa que si arde una oficina y se tiene contratado un seguro, se puede obtener a cambio una compensación económica que, si se ha hecho bien el seguro, debería servir para montarla de nuevo. Eso sí, no hay seguro que devuelva los datos que no se hayan copiado, ni los papeles de los que no haya copia en otra ubicación.

 

Disponer de una cartera de seguros contratada permite trabajar con la tranquilidad de que, si un día ocurre algo, la empresa estará cubierta hasta donde haya contratado, también en la actividad. Por ejemplo, con los seguros de cambio de moneda y con los de impago de facturas. Estos productos sirven para asegurar que una transacción de mercancía entre países con diferentes monedas no supone un problema por el diferente tipo de cambio que pueda haber en el momento de la entrega de la mercancía y en el momento del pago; y, el segundo, para cubrir un posible impago.

 

En definitiva, sea cual sea el seguro que se contrate, el resultado es que permite que el empresario trabaje tranquilo, al anticiparse a los posibles problemas que ocurren cada cierto tiempo y que pueden ser hasta letales para el negocio. ¿Está tu empresa cubierta con algún seguro o está expuesta y sin cobertura?

 

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons