27
ene 16
Compartir

DINERO

La decisión sobre pedir o no un crédito debe basarse en la capacidad de devolución del principal más los intereses. Imaginemos que todos los meses ahorras en torno a 400 euros y quieres comprarte un vehículo. Lo primero que tienes que analizar es si este ahorro se mantendrá constante, aumentará o disminuirá a lo largo del tiempo de amortización del préstamo. Si puedes mantener ese nivel de ahorro, será posible comprar un vehículo cuya cuota esté por debajo del ahorro previsto, en este ejemplo por debajo de los 400 euros.

Dinero exprés, ruina a la vista

¿Te has fijado en la TAE del anuncio, donde parece que simplemente por llamar ya te ingresan el dinero en la cuenta?. Si te encuentras en una situación difícil, pero tienes algo de patrimonio, no puedes hipotecarlo para pedir un crédito que difícilmente podrás devolver con una TAE muy elevada. Si tu situación es complicada, pero tienes patrimonio y un plan de negocio viable, estás en el buen camino para conseguir un crédito que te ayude a levantar un negocio con el que generar las rentas suficientes como para pagar la cuotas del préstamo.

¿Me puedo comprar el robot de cocina?

En ocasiones, hay cosas que nos hacen la vida más fácil, nos permiten ahorrar tiempo y nos hacen felices. Hay muchas cosas que te puedes comprar simplemente con poco que ahorres al mes. ¿La clave? Dosificarlas en el tiempo. Si quieres comprar un robot de cocina y pagas 100 euros al mes, y tu capacidad de ahorro es de 200, no puedes financiar el robot de cocina, la cocina nueva y una piscina de obra. Sin embargo, cuando acabes de pagar el robot de cocina, puedes volver a pedir un préstamo para otra de estas pequeñas cosas que te hacen feliz.

¿Financio mis vacaciones?

Esta puede ser una de las mejores decisiones, si tienes capacidad de ahorro para devolver el préstamo. Las vacaciones suelen ocupar ese rincón de nuestro cerebro en el que se guardan nuestros mejores recuerdos. Disfrutar de unas buenas vacaciones después del duro trabajo de todo un año es uno de esos grandes placeres de la vida, sólo tienes que fijate bien el presupuesto que puedes gastar teniendo en cuenta ahorro para ello o capacidad de pago a lo largo de determinado tiempo para devolver el crédito o préstamo. Después de eso, ¡ya puedes elegir destino!

Mi coche ya está viejo pero anda, ¿pido un préstamo para otras cosas?

Si no estás familiarizado con la contabilidad de las empresas, puede que no te sea fácil entender el concepto de amortización de un inmovilizado, pero te lo explicamos brevemente: todos los años un vehículo pierde valor, hasta que al final prácticamente no vale nada. Por lo tanto, si el vehículo ya tiene mucho uso, debemos de ser previsores, ahorrar un poco para no tener que pedir todo el valor del vehículo nuevo prestado y financiar lo que resta para poder comprar uno cuando el viejo decida irse a descansar al desguace. Por otro lado, si sabes que tu coche empieza a renquear quizá no sea una buena idea pedir un préstamo para unas vacaciones porque quizá necesites pedirlo para adquirir un nuevo auto.

Préstamos para la formación: una apuesta por el futuro

¿Necesitas complementar tu formación, reorientar tu carrera profesional…? Si la respuesta es sí, pedir un préstamo puede convertirse en una muy buena inversión de futuro; si barajas esta opción aquí tienes claves para elegir un buen máster.

En el blog del BBVA te damos también las claves para utilizar bien un crédito, y si ya tienes claro cuándo sí y cuándo no pedir un crédito, te invitamos a conocer las condiciones que te ofrece BBVA.

Imagen | GotCredit


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


2 Respuestas a “Pedir un crédito: cuándo sí y cuándo no”

  1. Que tía pedir un préstamo de 300 para pagar un gasto de una comunion

Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons