11
Oct 16
Compartir

Todos los que hemos buscado piso de alquiler alguna vez sabemos lo costoso que es encontrar algo que se adapte a ti, ser de los primeros en ir a verlo (muy importante para que no te lo quiten) e intentar negociar las condiciones del inmueble. Una vez hemos superado toda esta carrera de obstáculos, te dicen “por cierto, además del mes de fianza es necesario un aval bancario”. Tranquilo, vuelve a respirar, ese piso puede ser tuyo igualmente. A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre los avales bancarios.

Un aval bancario es un contrato de afianzamiento o compromiso, es decir, la manera que tiene el propietario de asegurarse que en caso de que no se realice el pago de las mensualidades puede acudir con este documento a tu entidad bancaria y recibir el importe correspondiente. En muchos casos este aval lo pide el casero porque ha tenido malas experiencias anteriormente, como inquilinos que han dejado de pagar las mensualidades sin irse de la casa.

Para solicitar el aval bancario puedes acudir a cualquiera de nuestras oficinas o llamar a tu gestor BBVA Contigo desde nuestra app, quién estudiará tu caso, te informará y podrá mandarte los documentos necesarios de manera online. Algunos de los requisitos que suelen tenerse en cuenta son: garantías prestadas (hipotecarias, personales…) y la disponibilidad financiera de quien pide el aval si la entidad bancaria tuviera que adelantar el dinero a tu casero por impago.

Antes de tramitar el aval tenemos que tener claro las pólizas que regulan las relaciones entre la entidad bancaria y el cliente: las comisiones, los intereses y gastos estipulados, así como el reembolso de las cantidades que el banco haya pagado en caso de la ejecución del aval. ¡OJO! Es muy importante que el inquilino se asegure que en el contrato de alquiler figura la existencia del aval, además, tendrá que darle el documento original al casero y pedírselo al finalizar el contrato para poder entregarlo al banco y cancelar el préstamo.

Además, si eres de los que sacas tus armas de “mercadillo” para negociar el precio del alquiler, te recomendamos que utilices BBVA Valora para conocer aproximadamente cuánto suele ser el importe que pagan el resto de vecinos por esa zona. Suena bien, ¿verdad? ;)

Seguro que te estás haciendo esta pregunta… ¿qué pasa si dejo de pagar el alquiler? Pues bien, la entidad financiera cumplirá con su obligación pagando el dinero correspondiente al casero. Ten en cuenta que lo que suele pasar es que la entidad bancaria, para evitar riesgos y tener garantías, suele solicitar que el cliente deje la cantidad acordada en una cuenta, también conocido como pignoración del dinero. Este dinero queda inmovilizado hasta el vencimiento del mismo, para muchos una manera de ahorrar y no gastar esa cuantía.

¡Mucha suerte con la búsqueda de piso!

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons