28
dic 16
Compartir

file000484918753

Ahorrar es un hábito. Es algo que a muchas personas les cuesta porque no están acostumbradas. No tienen la mentalidad de guardar algo para mañana, para imprevistos, etcétera, y se acaban gastando todos los ingresos que les entran. Por eso, con el nuevo año, son muchas las personas que pueden pensar en cambiar este hábito. ¿Eres una de ellas? Vamos a ver 7 propósitos de ahorro para año nuevo que sí puedes cumplir.

Son sencillos y se tienen que ir repitiendo a lo largo del tiempo para que sean efectivos. No se trata de guardar la mitad de lo que se gana un mes para los siguientes no ahorrar nada. Es más bien hacer de hormiga, y cada semana o cada mes, establecer un propósito de ahorro y tratar de cumplirlo.

Crea tu presupuesto mensual

Este es un primer paso que ayuda a empezar, pero también a entender en qué se va el dinero. Puedes buscar apoyo en la web de tu entidad bancaria para que te eche una mano a la hora de entender en qué te estás gastando el dinero. Es importante que sea un presupuesto realista. Aquí no se puede hacer trampas al solitario y reflejar que te gastas menos dinero.

Revisa los gastos innecesarios

El presupuesto ayudará a revisar los gastos innecesarios. En muchas ocasiones, estamos gastando dinero sin que realmente seamos conscientes de ello. Es muy importante tener claro en qué se van las retiradas de efectivo. Un desayuno diario, un paquete de tabaco, etc. A lo largo del mes puede derivar en una cantidad importante de la que no se es consciente.

Otra cuestión que ayuda a reducir gastos innecesarios es hacer limpieza en casa. De esta forma se podrá ver, de forma clara, cómo se han comprado una serie de cosas que luego no se han utilizado. Es una gran ayuda para cuantificar estos gastos innecesarios.

Reduce los gastos de suministros

También se puede ver cuánto dinero se va en pagar los distintos suministros. Agua, luz, gasolina, teléfono o Internet, televisión, etc. Es importante evaluar si se puede ahorrar en alguno de ellos. Poner la calefacción un par de grados más baja, usar bombillas y electrodomésticos de bajo consumo o aprovechar ofertas convergentes de comunicaciones para unificar facturas y ahorrar, son algunas de las opciones que deberás plantearte.

Crea objetivos pequeños que puedas cumplir

Luego, con todos estos datos, es importante fijar un objetivo que se pueda cumplir. No importa que sean 20 euros o 10. Lo fundamental es que, una vez fijado el objetivo, cada mes se acabe en positivo, es decir, que los ingresos sean superiores a los gastos. De esta forma se creará un hábito que permitirá fijar un objetivo más ambicioso en el futuro.

Comparte los objetivos con la familia

Es importante que toda la familia sea partícipe de estos objetivos. Así, todos colaborarán en lograr el ahorro establecido. Muchas veces se puede flaquear de forma individual, pero si alguien se siente parte de un grupo, de una familia que en este caso depende de ellos, es más complicado tomar la decisión de darse un capricho innecesario en un momento dado.

Los ingresos extra, al ahorro

Si se tienen ingresos extra, deben ir al ahorro. Es un error dedicarlos a satisfacer algún capricho, vacaciones, etc. Si se tienen estos ingresos inesperados, lo ideal es que, al menos una parte, se ahorren. Así podrás ver cómo la cantidad va creciendo y sentirás que el esfuerzo realizado ha merecido la pena.

Revisa por qué no se cumplieron los planes del año pasado

Por último, si no es la primera vez que se han planteado objetivos de ahorro, es importante ver por qué no se cumplieron los del año pasado. En muchas ocasiones, es más un deseo que una acción. No se da ni siquiera el primer paso. En otras simplemente se abandona al poco de comenzar. Es fundamental ver por qué se falló y comprobar cómo ser constante en el ahorro al final tiene premio.

Para incentivar mantenerse en el tiempo cumpliendo estos propósitos de ahorro, es fundamental que el objetivo, al menos las primeras veces, tenga una recompensa. Pueden ser unas vacaciones de Semana Santa, comprar algo que se necesite o simplemente tener un margen de ahorro que se destine a emergencias y te ayude a vivir más tranquilo. Sea cual sea, disfrútalo.

En Blog BBVA | ¿Y si te tocase el Gordo? 7 consejos para gestionarlo y no caer en la quiebra
Imagen | MorgueFile


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons