21
ago 15
Compartir

Jpeg

La vida media de un perro es de 12 años y la de un gato doméstico puede oscilar entre los 15 y los 20 años. Lo primero que tienes que tener claro a la hora de adquirir un perro o un gato no solo es el gasto que pueden suponer, sino también la disponibilidad de tiempo que en cierta manera exigirán.

La cantidad de tiempo y dinero que tengas que invertir dependerá del tipo de mascota por el que te decidas. En el caso concreto de los protagonistas de estas líneas, resultarán más baratos y menos exigentes los gatos, mientras que los perros demandarán más atención y podrán tener un precio elevado dependiendo del elegido.

Eso sí, tener una mascota también puede salir casi gratis si la adoptas (solo tendrás que ponerle el microchip). Pero si decides comprarla, de media, un cachorro de perro puede valer entre 300 y 1.000 euros, dependiendo de la raza, el sexo y su pedigrí. En lo relativo a los gatos, resulta más sencillo conseguir uno gratis, pero si quieres comprarlo, puede llegarte a costar 17.000 euros, si quieres y puedes permitirte el capricho de comprar un gato Ashera.

Pero los gastos no acaban ahí, y tienes que ser consciente de que a la inversión inicial, habrá que sumarle los gastos correspondientes a la alimentación, higiene, salud, esparcimiento, etc.

¿Cuáles son los gastos más comunes de una mascota?

En el caso de los perros, el peso y el pelaje son dos factores esenciales a la hora de calcular el coste que representará su manutención durante sus años de vida, ya que los animales de pelo largo y mayor peso, por ejemplo, requieren más cuidados y comen más. Por eso, si la economía doméstica no es muy holgada, es aconsejable un perro pequeño de pelo corto o un gato, ya que implicará una menor inversión tanto a corto como a largo plazo. 

Junto a esta recomendación general, si estás barajando la posibilidad de tener una mascota, no te olvides de sopesar los siguientes gastos que en algún momento surgirán: 

Baño, higiene y limpieza. Este gasto como otros muchos otros de las mascotas dependerá de si lo realizas tú mismo o si lo encargas a un tercero. Si acudes a un profesional para que lo bañe o corte el pelo, puede que tengas que pagar entre 20 y 30 euros en el caso de los gatos y de los perros pequeños, pero el mismo servicio para un podenco de gran tamaño puede superar los 40 euros. Y recuerda que el aseo de la mascota debe realizarse una vez al mes como mínimo. 

Si decides asear tú a la mascota, necesitarás champú, acondicionador, cepillo para los perros de pelo largo y una rapadora. El mayor coste vendrá por este utensilio, que puede costar alrededor de 75 euros si es de gama media, a lo que hay que añadir el coste del champú y del acondicionador, que podrás encontrar a partir de 5 euros, dependiendo de la calidad y el tamaño. Un cepillo de púas largas para perros de pelo largo puede costar en torno a los 10 euros. Aunque a priori todo esto os parezca un desembolso inicial importante, a la larga se amortiza. Lo que sí os robará es tiempo. 

Vacunas, microchip y desparasitación. Estos son gastos asociados principalmente con los cachorros. Con un precio que rondará los 40 euros, el microchip sirve para garantizar el control sanitario y facilitar la identificación de la mascota en caso de pérdida.

Además, se deberán vacunar las mascotas, algunas como las de la rabia son obligatorias en muchas comunidades autónomas. Otras no son obligatorias, pero sí muy recomendables, como por ejemplo en el caso de los perros la vacuna para evitar la parvovirosis canina (virus que ataca al aparato digestivo), el moquillo (que registra la mayor mortalidad entre los caninos y puede afectar a todo el organismo), la leptospirosis (enfermedad bacteriana), la hepatitis vírica y la adenovirosis (afección que afecta al aparato reproductivo), entre otras. Dependiendo de las vacunas que le pongas a la mascota, debes calcular que el gasto estará en torno a unos 50 euros. 

Como medida preventiva, la legislación actual recomienda desparasitar regularmente a las mascotas a lo largo de toda su vida. Su coste dependerá del peso de la mascota y de su presentación (jarabes, pastillas), oscilando desde los 7 euros hasta los 30 euros, si son de más duración. La desparasitación interna es cada tres meses y no supera los 20 euros al año. 

Sanidad y medicamentos. Las mascotas no tienen cobertura en la seguridad social, por lo que tanto las medicinas, como las consultas e intervenciones quirúrgicas deberán ser pagadas íntegramente por sus propietarios. Aquí el gasto dependerá de la salud de la mascota, pero, a efectos orientativos una consulta normal te puede suponer entre 25 y 30 euros, y entre 50 y 65 en el caso de que se trate de una consulta de urgencia. 

Entre estos cuidados, una cuestión esencial es la aplicación de la pipeta contra pulgas y garrapatas una vez al mes, sobre todo en verano. Este medicamento varía según el peso del animal, pero, a modo de ejemplo, para un perro de 20 kilos, la pipeta indicada cuesta unos 20 euros, con lo que su aplicación mensual representará a lo largo de un año unos 240 euros. 

A todo lo anterior, hay que unir las intervenciones quirúrgicas que pueda necesitar la mascota. Una muy habitual es la castración, que puede costar entre 250 y 300 euros; pero hay intervenciones que pueden ascender a 1.500 euros, como un vaciado de útero, o los 1.700 euros, que puede costar una prótesis de cadera. Aquí, una opción que debes valorar es la contratación de un seguro médico para la mascota, algo que a la larga te puede ahorrar bastante dinero. 

Alimentación. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que una mascota no es un cerdo al que hay que cebar. Su alimentación debe ser sana y equilibrada. Lo más habitual es que se alimente de pienso, dependiendo el gasto de la calidad y cantidad que necesite. Eso sí, el kilo de comida te saldrá entre 2 y 7 euros. Las mascotas grandes pueden ingerir entre medio y un kilo de pienso al mes, siendo lo normal entre un 2 y un 3% de su peso total. Un perro también puede comer muchas de las sobras de la alimentación humana, con lo que, además de ahorrar, estarás contribuyendo a enriquecer su alimentación. 

Paseo, domesticación y descanso. Si dispones de un espacio propio al aire libre, no te olvides de valorar la necesidad de muchas mascotas de disfrutar de paseos diarios, tanto para mantenerse en forma como para defecar. Si bien, en el caso de los perros hay que comprar bolsas para recoger los excrementos, en el caso de los gatos, deberás adquirir arena y una tina, donde realizarán sus deposiciones.

Si bien suelen ser los propietarios de mascotas los que las sacan de paseo, también puedes optar por pagar por ello. De lo que no te librarás es del pequeño gasto que supone la correa y el collar, entre 20 y 40 euros, o de la ropa de abrigo en la que puedes embutirla si no quieres que pase frío.

Aunque a priori pueden sorprendente los gastos, en España, un 49,3% de los hogares tienen al menos una mascota, y muchos las quieren como si de hijos se tratase. Por algo será, así que, si te decides, no pienses en el coste y acude a nosotros si necesitas un préstamo personal.


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.



Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons