12
ene 17
Compartir

CIRBE

Cuando alguien quiere solicitar un crédito, las entidades financieras realizan un estudio de riesgos para ver si el solicitante podrá o no devolverlo. La entidad encargada de emitir estos informes de riesgos es la CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España).

Esta entidad es la encargada de mantener una base de datos de carácter público y confidencial donde se recogen los préstamos y créditos, pero también los avales y garantías que tienen las entidades financieras con sus clientes por un importe inferior a los 9.000 euros. Dichas entidades tienen la obligación de anotar en esta base los riesgos contraídos con sus clientes y actualizarlos mensualmente. Pero dichos datos no están disponibles para consulta o acceso por cualquiera, de ahí su confidencialidad.

¿Cómo nos afecta la CIRBE como clientes?

A raíz de la entrada en vigor de la Ley de Medidas para la Reforma del Sector Financiero, cuando un cliente solicita un crédito, no se necesita autorización para consultar los datos que constan en la CIRBE, aunque sí deberán informarle por escrito de su derecho a consultarlos.

Cualquier persona tiene derecho a acceder a los datos que constan sobre sí misma en esta central. De hecho, en caso de error u omisión puede ejercer su derecho de rectificación. Lo que no puede hacer es ejercer el derecho de oposición ante el Banco de España o, dicho de otra manera, no se pueden eliminar los datos de una persona aunque ella quiera hacerlo.

Además, tiene derecho a saber qué entidades han accedido a sus datos en los últimos seis meses. La petición de consulta se puede realizar a través de la sede electrónica del Banco de España y disponer de un certificado digital que acredite su identidad.

¿Qué información ofrece la CIRBE?

Lo que las entidades financieras no saben tras hacer una consulta a la CIRBE es con qué entidades y en qué condiciones se tienen los créditos y riesgos. Sólo se ofrece información muy resumida sobre los límites máximos dispuestos, los tipos de garantías y los plazos. Todo de forma agregada, por lo que se puede dar el caso de que varios préstamos se resuman en una sola entrada.

Si no se ha solicitado ningún crédito o no se han firmado garantías o avales, un cliente no aparecerá en la CIRBE. Esta herramienta será utilizada para conocer el endeudamiento de una persona y evaluará su capacidad para poder devolver la cantidad de dinero sobre la que se ha solicitado un crédito.

En el caso de los particulares que quieren conocer su información, tras solicitarlo al Banco de España, sí aparecerá desagregada, indicando cada uno de los préstamos, créditos, entidades con las que se han contraído, etc. De esta forma se tienen datos muy concretos de la situación en la que se encuentra una persona y sus posibilidades de obtener un crédito.

Lo que no ofrece la CIRBE son datos de morosos. No informa si un cliente está haciendo frente con regularidad o no las obligaciones contraídas. Para eso existen otras bases de datos, como la RAI o ASNEF que identifican si un cliente ha incumplido sus pagos o no.

En Blog BBVA | ¿Qué documentos necesitas para presentar una solicitud de financiación?


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons