27
feb 15
Compartir

photo-montage-556811_1280

La imagen de una persona viendo cientos de currículums en papel y clasificándolos en el montón de “posibles” o de “descartados” ha pasado a la historia. Los portales de empleo y las redes profesionales han pasado a realizar esa función, facilitando a los seleccionadores un número reducido de currículums, ¿cómo? a través de palabras clave. El seleccionador introduce las aptitudes que requiere el puesto de trabajo y el programa informático del portal de empleo las rastrea entre los miles de perfiles hasta localizar aquellos que las reúnen en mayor medida.

Si no quieres que tu currículum pase totalmente desaparecido sigue estas tres recomendaciones:

 1.- En primer lugar organiza bien tu currículum: debe verse de forma muy clara tus datos de contacto, tu experiencia profesional, tu formación académica y otros datos de interés de forma cronológica, clara y breve (no deberías ocupar más de una hoja u hoja y media).

2.- Ahora céntrate en tus últimos 3 ó 4 años o bien en tus últimos 3 empleos. En éstos es en los que debes ser un poco más detallado, el resto debería ocupar como mucho una línea.

3.-Vamos a por las palabras clave:

  • Incluye en todas tus experiencias laborales los nombres de las empresas, el sector al que se dedican, el departamento en el que estabas, el nombre de tu puesto, las funciones más destacables. Si eran puestos similares aprovecha para destacar facetas distintas en cada uno de ellos, así ganarás en experiencia manteniendo la brevedad.
  • Incluye en las últimas experiencias laborales información que te hagan destacar: habilidades, uso de determinado software, casos de éxito, premios…
  • Estudios / formación: siguiendo la misma brevedad y claridad incluye en orden cronológico todo aquello que te haga destacar, incluido seminarios o cursos, junto con una muy breve explicación de las habilidades que has adquirido con ellos. Si fue impartido por algún profesional de prestigio o en un centro reconocido no dudes en incluir el nombre.
  • Añade un apartado en el que describas el trabajo que buscas. Tómate tu tiempo y echa un vistazo a las ofertas que se van publicando, detecta esas “palabras clave” (distintos nombres para el puesto, por ejemplo) y redacta un párrafo breve (no más de tres líneas). Esto hará que aparezcas en las búsquedas de esos puestos de trabajo y sea más probable que tu currículum acabe en la mesa del entrevistador.
  • Elimina todos los adornos extra (separadores con imágenes, etc). Es muy probable que el programa que rastrea tu currículum no reconozca ese “elemento extraño” y “penalice” tu CV. Eso sí: pon una fotografía actual tuya y al subir o adjuntar la foto asegúrate de que se llama “fotografía (tu nombre)” para que el programa no tenga ninguna duda sobre qué es.
  • Si vas a inscribirte en una oferta tómate 10 o 15 minutos para mirar la web de la empresa y adaptar tu currículum mejor a ella (sin mentir sobre tus habilidades).

Con estas claves puedes ganarle la batalla a la selección automática no solo en portales de empleo, también te sirve para otras redes como Linkedin o cualquier buscador; ahora toca hacerlo en la mesa del reclutador, en Actibva tienes 5 buenos consejos para ello. Si ya tienes el currículum listo entra en Yo Soy Empleo, introdúcelo y… ¡suerte!

 

Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons