13
feb 17
Compartir

cocina reforma

La reforma de la cocina es una de las más importantes que se pueden llevar a cabo en una casa. Los muebles de cocina suelen ser modulares, pero el diseño incluye piezas a medida. Además, es algo que normalmente no se renueva cada pocos años, por lo que es necesario subir el presupuesto para actualizar ciertos elementos. Entonces, a la hora de pedir un préstamo personal para reformar la cocina, ¿cómo sabes cuánto necesitas?

Lo primero que debes tener en cuenta es la magnitud de la obra que vas a emprender. No es lo mismo un cambio de mobiliario, una actualización, que una reforma integral. Los presupuestos serán diferentes y también el tiempo de ejecución. Como es un lugar que se mantiene a lo largo de los años, lo normal es que, cuando se realice la obra, se haga de forma integral. Además es recomendable sanear todas las instalaciones que lo necesiten para no tener que tocarlas en unos cuantos años. Hacerse una idea de la financiación necesaria es fácil con el simulador de préstamos personales, de manera que sepas qué cuota y duración tendrá.

Factores que deben tenerse en cuenta al reformar una cocina

Una vez que se ha decidido el tipo de reforma a ejecutar, hay que empezar a echar números. Eso sí, antes de solicitar un presupuesto es importante tener en cuenta algunos aspectos clave:

  • Renovación de electrodomésticos, ya que con el nuevo diseño muchas veces se busca que frigorífico, congelador y horno también sean nuevos. Muchas veces un nuevo diseño permite tener el horno en una ubicación diferente o apostar por un modelo distinto de frigorífico (por ejemplo, de tipo americano) o adquirir una nueva campana extractora más decorativa.
  • Rediseño de la cocina, nuevos muebles, calidades de los acabados. No sólo se trata de elegir los muebles o contratar a un profesional que nos saque el mejor partido al espacio según nuestras necesidades. Uno de los aspectos que más determinan el presupuesto son los acabados. No es lo mismo una encimera de gama baja que ese mismo elemento en mármol, por ejemplo.
  • Tomas de electricidad, agua, gas, iluminación, que en muchos casos es necesario modificar debido al nuevo diseño. Sobre todo si se cambian algunos elementos de ubicación, como fregadero, fogones, horno, etcétera, ya que se pueden necesitar nuevos enchufes y zonas de desagüe. En muchos casos, ya que se va a ejecutar la obra, se aprovecha para cambiar los elementos que no están a la vista, como tuberías, instalación de gas o la iluminación necesaria.
  • Derribo de muros y obra general, donde se aprovecha para abrir la cocina al salón y buscar un concepto abierto, renovar el salpicadero y la mampostería de la cocina, etc. El derribo y desescombro también tiene un coste a sumar en el presupuesto.
  • Dejar un fondo para imprevistos siempre es necesario. Por mucho que se ajuste, se pueden encontrar problemas inesperados a la hora de tirar muros o renovar tuberías o elementos eléctricos. A medida que aumentan los años que tiene la edificación es más probable encontrar algún aspecto con el que no se contaba.

¿Quién se encarga de la obra?

Una vez que ya se tiene una idea clara sobre el tipo de reforma que se va a ejecutar, toca realizar una búsqueda para ver quién se encarga de esta tarea. Existen dos posibilidades: contratar a diferentes profesionales y coordinarlos para que se ejecute toda la reforma en el menor tiempo previsto, o buscar un contratista que se encargue de todo. Aquí depende mucho de los contactos que se tengan, ya que si se tiene relación con fontaneros y albañiles con los que se han realizado otras reformas, solo faltaría buscar los muebles de la cocina.

Si no se tiene tiempo o se pretende ejecutar la obra en el menor tiempo posible, mejor encargarlo todo a una misma persona que coordine a todos los profesionales que tienen que trabajar en la reforma. En todo caso, siempre hay que pedir más de un presupuesto, ya sea para un aspecto concreto de la reforma si se apuesta por profesionales independientes o para toda ella.

Otra opción que puedes contemplar es la búsqueda de diferentes presupuestos apoyándote en servicios de Internet especializados. Este sería el caso de páginas como Habitissimo, que te permite plantear el proyecto y recibir hasta cuatro presupuestos diferentes sin coste adicional. Cuanto más se detalle el proyecto, más ajustado será a la realidad. De otra manera te tocará contactar con diferentes empresas para que te puedan indicar el coste de la reforma.

Con todos estos datos ya se puede solicitar el préstamo personal. La financiación permite realizar la reforma de forma completa, sin tener que ir renovando diferentes elementos de forma individual; también alcanzar el estándar de calidad con el que se había soñado en la reforma, sin tener que renunciar a algunos aspectos y arrepentirse durante años de no haberlo hecho.

En Blog BBVA | Cómo financiar un coche
Imagen |


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons