10
Abr 17
Compartir

Tener un plan de pensiones beneficia, entre otros aspectos, a la planificación de tu jubilación. Además, te permite realizar inversiones ajustadas a tu perfil y gestionadas profesionalmente. Y, por supuesto, es una buena oportunidad para obtener desgravaciones fiscales, como notarás al hacer la declaración de la renta de 2016. Te explicamos cómo es su tributación y qué aspectos tienes que tener en cuenta.

Desgravaciones a los planes de pensiones

Cuando aportas a tu plan de pensiones, se reduce en ese importe la cantidad que tienes que declarar en la base imponible general. Aquí es donde tienes que declarar lo que ganas por diversos conceptos: sueldos, pensiones, alquileres de viviendas, el rendimiento de tu actividad profesional o de tu negocio, etc.

Dado que la base imponible general es progresiva, no solamente desgravas por lo que no declaras, sino que pagas menos impuestos por la renta que sí declaras.

Ejemplo de desgravación por aportar a planes de pensiones

Tomemos como referencia, por ejemplo, la escala que se aplica a los contribuyentes residentes en el extranjero (ésta varía ligeramente en función de la comunidad autónoma). Imaginemos que, si no aportase a planes de pensiones, un contribuyente tuviese que declarar 40.000 euros. Y veamos qué pasaría si aporta 8.000 euros anuales.

Por 40.000 euros debería pagar a Hacienda 10.501,5 euros. A eso debería sumarle lo que pagase por el IRPF correspondiente a los ahorros y restarle las diversas desgravaciones como, por ejemplo, el mínimo personal y familiar. Al aportar 8.000 euros a su plan de pensiones, esa cantidad desciende hasta 7.765,5 euros. Ahorraría 2.736 euros en su declaración de la renta.

¿Cuánto se puede aportar como máximo a un plan de pensiones?

Puedes aportar hasta un 30% de la suma de los rendimientos de tu trabajo y de tus actividades económicas, pero sin superar los 8.000 euros anuales.

Este límite es conjunto con otras aportaciones a diversos sistemas de previsión social, entre los que se encuentran los planes de previsión asegurados, las mutualidades de previsión social empresarial, los planes de previsión social empresarial y los seguros de dependencia. Lo que no tienes es una limitación al número de planes que puedes contratar.

¿Y las aportaciones de la empresa?

Con lo que contribuye tu empresa a tu plan de pensiones de empleo también se tiene en cuenta al calcular lo máximo que puedes aportar.  Es decir, si tu empresa da 5.000 euros, tú no podrás añadir más de 3.000 euros a un plan de pensiones individual. No obstante, la empresa puede aportar, por encima de ese límite, 5.000 euros anuales adicionales a tu seguro colectivo de dependencia.

Además, aunque lo declaras como parte de tu sueldo, después lo desgravas, ya que reduce tu base imponible.

Desgravaciones por al plan de pensiones del cónyuge

Sí, pero solamente si tiene rendimientos del trabajo y actividades económicas inferiores a 8.000 euros anuales. El otro cónyuge podrá reducir en su base imponible hasta 2.500 euros por las aportaciones a planes de pensiones del cónyuge con ingresos reducidos.

¿Hay beneficios para los planes de pensiones de discapacitados?

Sí, hay beneficios especiales para discapacitados con una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%, psíquica igual o superior al 33%, así como de personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente con independencia de su grado.

Los propios discapacitados pueden aportar (y desgravar) hasta 24.250 euros. Además, en la medida en que no se supere ese límite, también pueden contribuir (y desgravar) los parientes o tutores hasta 10.000 euros.

En cuanto a las prestaciones de los planes de pensiones de discapacitados, disfrutan de una exención de hasta tres veces el IPREM. Ese importe no se declararía.

¿Cómo tributan en el momento de cobrar las prestaciones?

Deberás declarar las prestaciones en forma de renta o capital. Habrás conseguido demorar la tributación por ese dinero desde que lo aportaste hasta que lo recibas.

Si la contigencia que motivó el cobro de las prestaciones es anterior al 1 de enero de 2007, puedes beneficiarte, además, de declarar hasta un 40% menos por las prestaciones recibidas en forma de capital. Incluso, para contingencias ocurridas con posterioridad, puedes declarar, bajo determinadas condiciones, hasta un 40% menos de las prestaciones que se correspondan a aportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2006.

No lo olvides, BBVA te ofrece una enorme variedad de planes de pensiones. Aquí puedes obtener toda la información.

Imagen|iStock.com/Dutko

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons