03
Ago 16
Compartir

Las vacaciones son un momento muy esperado durante todo el año y, muchas veces, se realiza una inversión económica importante para su planificación. Desplazamientos, hoteles, traslados y reservas son algunos de los más habituales, tanto si cada turista se organiza su propio paquete como si contrata todo a una misma agencia o touroperador. Sin embargo, pueden surgir determinados inconvenientes que nos impidan llegar a nuestro destino o una vez allí, tener algún problema. Para cubrir estas eventualidades tenemos la opción de contratar un seguro de viaje, que será muy útil ante un imprevisto en las vacaciones.

Lo primero a tener en cuenta son las coberturas que necesitamos. No es lo mismo hacer un viaje dentro de un mismo país, que salir por la Unión Europea o fuera de ésta. Un ejemplo importante son las coberturas sanitarias. Basta tener la necesidad de asistencia como para que resulte muy recomendable tener un seguro de viaje que cubra la atención médica, sobre todo si viajamos fuera de la Unión, ya que en caso de quedarnos tenemos la opción de solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea que es válida en todo este territorio. De otra manera tendremos que afrontar los gastos médicos derivados que pueden ser muy considerables dependiendo del país de destino.

Principales coberturas de un seguro de viajes

Como hemos comentado, uno de los principales motivos por los que interesa contratar un seguro de viaje es tener la cobertura sanitaria necesaria, ya que no sólo se trata de asistencia médica, sino también de tener cubierta la posibilidad de un traslado o, en caso de ser necesario, que la estancia en el hospital se alargue más de lo previsto. Los gastos farmacéuticos también pueden ser considerables y es imprescindible verificar si nuestro seguro los cubre.

En caso de accidentes más graves que impliquen el deceso de alguno de los asegurados también contempla la repatriación del fallecido. En todo caso, la mayoría de las pólizas no suelen incluir los gastos de pompas fúnebres al llegar al destino, donde si no se ha contratado un seguro específico para esta función será necesario afrontar los gastos oportunos.

Más habitual es encontrarse con alguna demora en el viaje, ya sea por problemas técnicos de la compañía o del aeropuerto. La cuestión es que muchas veces se ha contratado un paquete de una semana donde el viajero ha invertido todos sus ahorros y un problema de este tipo le puede suponer uno o dos días menos en su destino de vacaciones, lo que se suma además a la frustración y el estrés acumulado. Los seguros de viajes suelen cubrir estos retrasos con límites establecidos.

Es importante revisar bien las cláusulas para saber si se está cubierto en caso de overbooking en un avión o si se incluyen los gastos de estancia y manutención mientras se espera a ser reasignados para el siguiente vuelo. Es interesante que el seguro incluya esta cobertura en caso de que la compañía aérea no se haga responsable.

Por último, la mayoría de los seguros de viaje cubren también el extravío o pérdida de equipaje, algo que nos puede causar graves contratiempos si se pierde al llegar al destino, ya que el viajero se queda únicamente con lo que transporta en su equipaje de mano.

Algunas precauciones a tener en cuenta si viajas por tu cuenta

En caso de contratación de un paquete de viaje es importante ver qué cobertura existe en caso de anulación, por enfermedad grave de uno de los asegurados o familiares directos, así como en caso de fallecimiento. En estos casos es importante ver qué cantidad del dinero invertido se puede recuperar ya que, al bajón anímico de un problema de este tipo, no debería sumarse la pérdida de las vacaciones.

Lo mismo ocurre con las coberturas de desplazamiento del asegurado por interrupción del viaje debido al fallecimiento de un familiar, accidente o enfermedad grave diagnosticada, siempre que resida en el país de origen del viajero. Este tipo de coberturas son más interesantes a medida que el viaje se prolonga en el tiempo, ya que para una semana puede que no sea tan importante, pero si lo que se ha contratado ha sido un crucero de tres meses para dar la vuelta al mundo, sí puede ser fundamental.

Por último, si se viaja por cuenta propia hay que tener en cuenta las coberturas de asistencia en viaje si se viaja con su vehículo, sobre todo en viajes fuera de España. Además de la cobertura de gastos médicos es importante comprobar las coberturas en caso de avería, reparación del vehículo o traslado de los ocupantes en caso de robo del mismo. Otras cuestiones a tener en cuenta son el envío de un conductor profesional en caso de incapacidad del conductor del automóvil o el envío de piezas para solucionar una avería en caso de no disponer de ellas en su destino.

En definitiva, el seguro de viaje facilita la tranquilidad necesaria para solventar los inconvenientes que puedan surgir en las vacaciones, de manera que, al riesgo de que los planes no salgan según lo previsto, no haya que sumar gastos extras que no se habían presupuestado.

En Blog BBVA | 17 webs que te conviene consultar si quieres que las vacaciones te salgan más económicas

Imagen | Pexels

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons