02
may 14
Compartir

preahorro

Ahorrar no es lo mismo que preahorrar. La diferencia entre ambos conceptos reside en que el preahorro pasa por reservar una cantidad determinada el mismo día en el que se cobra y no la cantidad sobrante a fin de mes. La cultura del preahorro ha existido siempre pero, ahora, en tiempos de crisis, es más frecuente y aconsejable entre los particulares más afortunados, los que cuentan con un empleo y no tienen grandes deudas.

 
El preahorro es el mejor truco para conseguir ahorrar una cantidad fija a final de mes. Cada día de cobro, se guarda a buen recaudo la cantidad que hayamos decidido ahorrar mensualmente en una hucha sin apertura, en un lugar donde no podamos tocar el dinero fácilmente. Si sois clientes de BBVA, podéis darnos  la orden para que desviemos este dinero a un Plan de Pensiones o un PIAS (Plan de Ahorro Sistemático), los productos de BBVA más adecuados para el preahorro y el ahorro a largo plazo.
 
De esta forma, como es lógico, deberéis acostumbraros a vivir con algo menos de dinero al mes, pero estamos seguros de que descubriréis que no es tan difícil como pensabais. De hecho, si le dais la vuelta a la tortilla, veréis que con este sistema tenéis la libertad de gastar todo lo que está en vuestra cuenta  sin restricciones, porque ya habéis ahorrado.
 
Luis Pita, gurú en España del preahorro y autor de los libros “Ten peor coche que tu vecino” y “Cinco trucos para alcanzar la libertad financiera”, explica muy bien en su web www.preahorro.com por qué funciona el sistema. Pita hace mención al llamado Experimento Marshmallow de la Universidad de Standford que consistía en tentar con una chuchería a una serie de niños que esperaban en una habitación; se le explicaba que podía elegir entre tomarse la chuchería en ese momento o bien esperar cinco minutos hasta que el investigador volviese a la habitación y, entonces, tomarse dos. El resultado fue claro: ¡siete de cada diez niños no fueron capaces de esperar los cinco minutos! Si hubieran esperado, las ganancia hubieran sido del doble pero no pudieron resistirse. Mirad las caritas de los que aguantaron:
 

 
Entonces, otra manera de decir en qué consiste el preahorro es que “evita tener la chuchería delante”: sin ver el dinero en cuenta, sino directamente en un plan de ahorro, todo es más fácil, menos tentador y, sobre todo, más tranquilizador. Y recordad que lo que queda, ¡se puede gastar íntegramente!
 
Lo dicho. Si sois de los afortunados que podéis ahorrar, por pequeña que sea la cantidad de la que podéis prescindir, no lo penséis más y consultad con nosotros cuál es vuestra mejor opción de ahorro en BBVA.
 
¡Un saludo!


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons