18
Feb 15
Compartir

¿Vividor? ¿Bonachón? ¿Intrépido? ¿Calculín? Nuestro Test del Corsario te permite entender de una manera intuitiva tu comportamiento económico en algunos aspectos que han sido investigados durante años por una gran variedad de científicos de distintas especialidades, como por ejemplo economistas, sociólogos, psicólogos, informáticos o físicos, entre otros. ¡Averigua ya qué corsario eres y consigue uno de los iPhone 6 que sorteamos!

Esta área de investigación se llama Economía Comportamental y trata de estudiar el efecto de factores sociales y comportamentales (como, por ejemplo, la cultura, los valores sociales o la reciprocidad) sobre decisiones puramente económicas.

Un ejemplo para verlo más claro: dos personas, Ana y Javi. Ana recibe un pastel con 8 porciones con una condición; para disfrutarlo, Ana tiene que repartirlo con Javi y Javi tiene que estar de acuerdo con el reparto de Ana. Si Javi no acepta, ninguno de los dos disfrutará del pastel.

Esta situación esconde dos dilemas: ¿cuántas porciones del pastel le tiene que ofrecer Ana a Javi para que acepte? ¿Con cuántas porciones se conforma Javi? Desde un punto de vista puramente económico, Ana debería, racionalmente, ofrecer a Javi una sola porción y Javi debería aceptar. De otra manera, Javi no se llevaría nada y así, al menos, obtendrá una porción de tarta, que es más de lo que tenía inicialmente.

Este ejemplo que acabamos de contar se conoce como el juego del ultimátum, y lo propuso por primera vez Güth, Schmittberger y Schwarze.

Sin embargo, resultados experimentales han demostrado que hay una gran cantidad de factores que afectan y alteran esta decisión como, por ejemplo, nuestra cultura o nuestro sentido de la justicia, el altruismo, la equidad o, simplemente, de reciprocidad. Incluso, algunas campañas publicitarias han usado una variante de este juego, como en esta de “Acción contra el hambre”:

En nuestra aventura pirata, el ejemplo de Ana y Javi se corresponde con la segunda fase, que hemos llamado “Negociando el reparto”, y deberás decidir cómo compartir el botín con el otro pirata. Recuerda que nuestro pirata no se conforma con cualquier minucia y, a través de tus decisiones, podremos saber un poco más de ti a la hora de hacer repartos.

 

 

Pero antes de esta fase, habrás pasado por “El Galeón de los 5 Mástiles”, en el que, cuanto más alto subas por los mástiles, más monedas te puedes llevar. Eso sí, si pierdes el equilibrio puedes perderlo todo. Este juego se conoce como el dilema del riesgo, y gracias a él podemos ver cuán intrépido eres. Cuanto más alto subes, más te gusta la adrenalina. Y por el contrario, cuanto antes te plantas, más cauto eres.

 

 

Ya se han propuesto antes otras variaciones del juego.

Por último, en nuestro Test del Corsario hemos incluido el juego de “Contigo o sin ti”, en el cual tienes que decidir si cooperas con tu compañero para repartiros el botín entre ambos o si intentas robar el botín mientras él ataca al pulpo, aunque si ambos intentáis robar el botín, el propio pulpo será quien se lo lleve. Este juego se corresponde con el famoso dilema del prisionero, propuesto originariamente por Merrill M. Flood y Melvin Dresher en 1950.

 

 

Este dilema presenta la situación en la que dos ladrones son encarcelados como sospechosos de un robo y apresados en celdas separadas. Al ser interrogados, cada uno de ellos tiene la opción de mantenerse callado o de inculpar a su compinche. Esto genera 4 posibles situaciones: si ambos ladrones guardan el secreto, no habrá suficientes pruebas y sólo recibirán 1 año de cárcel cada uno. Sin embargo, si uno de ellos guarda silencio mientras el otro le acusa, el primero recibirá una pena de 5 años de cárcel, saliendo el segundo libre de pena. Esta situación es la más interesante a nivel individual pero, como no saben qué decidirá el otro, se arriesgan a traicionarse mutuamente y recibir 3 años de cárcel cada uno.

De esta forma, nuestra app pirata sirve, al igual que al resto de investigadores de esta materia, para entender el grado de individualismo (si eres de los que traicionan) o prosociabilidad (si eres de los que cooperan) de los participantes.

Una vez completados los tres juegos, podemos obtener 3 indicadores sobre tu tendencia a tomar decisiones arriesgadas, tu sentido de la justicia y tu grado de individualismo que, agregados, resultan en una personalidad pirata.

¿Cuál eres tú? ¡Juega a ser un pirata e invita a tus amigos a que se unan a la aventura!

Juego finalizado: Febrero 2016

 

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons