01
Sep 15
Compartir

07:15 de la mañana. Suena el despertador. Para alargar un poco más el placer de estar bajo las sábanas, remoloneas durante cinco minutos más antes de levantarte para ir al trabajo. Pero no todo el mundo tiene esos cinco minutos de gracia. Muchos españoles tienen largos trayectos todos los días para llegar a sus puestos de trabajo, pues cada vez es más habitual que el empleo y el hogar estén en ciudades distintas.

Y es que, con la llegada de la crisis, muchos ciudadanos se vieron imposibilitados a pagar los alquileres o los precios de compra de las viviendas, por lo que tuvieron que buscar fuera de las grandes ciudades y concentrar su búsqueda en poblaciones cercanas… y no tan cercanas, ya que hay quien recorre un trayecto superior a una hora diariamente para llegar al trabajo.

A muchos, esta situación les puede parecer una verdadera fatalidad, pues creen que pierden un tiempo muy valioso en el viaje. Otros lo llevan mejor y aprovechan ese tiempo para dormir, estudiar, ver series, escuchar música… Eso sí, siempre que vayan en transporte público o no conduzcan ellos.

Pero como en todo tipo de situaciones, en ésta hay tanto ventajas como desventajas y, sobre todo en el ámbito financiero, pues precisamente puede que esa sea la razón que lleve a la persona a tener su residencia fuera de la ciudad en la que trabaja.

Ventajas

-Vivienda

Si el precio de la vivienda ha sido el motivo principal que te ha llevado a vivir lejos de donde trabajas, es probable que hayas salido ganando con el cambio, al menos financieramente.

Tomemos como referencia Madrid, donde el precio de la vivienda de nueva construcción ha bajado un 42% durante la crisis, hasta 2.663 euros, mientras que el metro cuadrado de la de segunda mano ha caído un 33%, hasta 2.694 euros, según los datos de idealista.com. Pese a la bajada, comprar una casa en la capital sigue estando fuera del alcance de muchos.

Si por el contrario prefieres vivir de alquiler, también gastarás menos si vives fuera de una gran ciudad. La más cara para alquilar una vivienda es, igualmente, Madrid, con un precio medio de 1.233 euros mensuales, según los datos de julio recogidos por el portal enalquiler.com. Por su parte, Barcelona presenta un precio medio de 1.214 euros. La ciudad más barata es Castellón, con un precio medio de 371 euros al mes.

-Comida

En la cesta de la compra es probable que encuentres otra ventaja. En las grandes ciudades todo se encarece, igualmente la comida. Además, es más complicado encontrar pequeños comercios y supermercados de barrio, por lo que se suele recurrir a las grandes cadenas, donde suele haber precios más elevados.

Pero es que, además, estas diferencias de precios no solo existen en las tiendas, también entre los propios comercios de una misma cadena hay disparidad en función del lugar donde se encuentre el comprador. Basta con echar un ojo a los datos de Soysuper, de los que se extrae que la provincia más cara de España para hacer la compra es Burgos, mientras que Lugo es la más barata.

Eso sí, en pequeñas ciudades y localidades es más complicado encontrar ciertos productos, como comida sin gluten para celíacos o la versión eco que tan de moda se está poniendo, aunque saldrás ganando si vives en una localidad donde hay campo y huertos, pues seguro que es más fácil encontrar verduras y frutas frescas.

-Colegio para los niños

Otro aspecto que puede ser ventajoso es el escolar. Si tienes hijos, será más fácil encontrar uno que esté cerca de casa, pues si la localidad es pequeña hay pocos y, además, no están tan saturados como los de las grandes ciudades, por lo que encontrar plaza debe resultar más sencillo.

Además, en estas ciudades hay muchos menos colegios privados, casi todos son públicos o concertados, con lo que esto también supondrá un ahorro para las familias, pues en las grandes ciudades muchos padres acaban recurriendo a los colegios de pago por imposibilidad de encontrar plaza en los públicos que están cerca del hogar.

-Mascotas

Si eres un enamorado de los animales, tendrás mayores posibilidades de tener una si vives en una ciudad pequeña o un pueblo. En estos lugares, que suelen estar rodeados de campo, es mucho más placentero poder pasear a tu mascota. Del mismo modo, su alimentación y cuidado también son más baratos, pues los servicios veterinarios normalmente son más baratos. Al hilo de esto, para ti también es una ventaja este entorno si te apasionan las actividades al aire libre, como correr, montar en bici, hacer senderismo, etc.

Desventajas

Pero, como todo, esta circunstancia también tiene una parte negativa. En algunos aspectos, vivir fuera de la ciudad en la que trabajas también puede suponer ciertos inconvenientes, sobre todo uno, que es el que abre este apartado.

-Transporte

Desplazarte hasta tu lugar de trabajo será lo que más te cueste de esta situación. Y no se trata solo de coste económico, también hablamos de temporal y personal, porque esto te hará perder bastante tiempo al día entre ir y volver a casa.

Empezando por la parte económica, la diferencia estriba en si llevas tu propio vehículo u optas por el transporte público. Normalmente, lo más caro es conducir hasta el trabajo, porque el gasto en gasolina es mayor que el de un abono mensual de transporte. Además, es una cantidad que no se puede planificar con exactitud todos los meses, pues está sujeta a muchos cambios, sobre todo al del precio de la gasolina. Pero también varía si encuentras atascos o no, si un día debes desviarte de tu recorrido habitual y tienes que coger otro más largo, etc. Todo eso suma kilómetros a tu contador y resta al depósito de carburante.

Si bien ir en transporte público es más barato, suele ser más incómodo y, por lo general, implica más tiempo, pues hay que parar varias veces para recoger a otros pasajeros. Además, casi ningún transporte entre ciudades te suele dejar en la puerta de la oficina, por lo que es probable que necesites otro medio de transporte para llegar hasta la puerta. Por otro lado, estás sujeto a unos horarios prefijados a los que tienes que adaptarte.

-Falta de sueño, estrés…

Al vivir más lejos, tendrás que madrugar más cada mañana y llegarás más tarde a casa al acabar la jornada, lo que puede ocasionar falta de sueño que derive en cansancio crónico, fatiga y el temido estrés. Es por esto que muchas personas que tienen que desplazarse lejos para trabajar prefieren el transporte público, pues les ofrece la posibilidad de echar una cabezada y descansar durante el trayecto. 

-Menos tiempo para uno mismo

Otra desventaja es que cuesta más encontrar tiempo para dedicarse a uno mismo o a la familia. Tareas como hacer la compra, ir a la peluquería, hacer deporte o disfrutar de la familia y los amigos acaban siendo pospuestas a los fines de semana, apretando la agenda de ocio al máximo.

Y tú, ¿qué decisión tomaste? Nos interesa tu experiencia.

 

Una respuesta a “Ventajas y desventajas de vivir en una ciudad y trabajar en otra”

  1. Laura Flores dice:

    Lo que dices en tu articulo es muy cierto yo, pase casi 4 años haciendo lo mismo de que para ir a los Angeles California USA, tenia que levantarme a las 5.00 A.M.recorrido como de 2 horas diarias y llegar a casa como a las 9.00 P. M.todos los dias,pero a veces me quedaba a dormir con mi hermana en esa Ciudad 3 dias y era menos el estres, cuando tenia que comprar alimentos para la familia era en una tienda de comercio grande en mi misma ciudad, la inconvenencia es de que tienes que tener a alguin que te cuide a los niños como tu esposo o llevarlos a la escuela si son chicos de edad, por eso mi esposo trabajaba en la misma Ciudad siempre es una ventaja el tener a un esposo, o compañero a tu lado luchando los dos juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons