07
abr 16
Compartir

turismo gastronómico

El turismo es una de las principales industrias de España. Además de sol y playa, cada vez son más los turistas que llegan a nuestro país atraídos por su oferta gastronómica. Es un tipo de visitantes que ayuda a desestacionalizar la temporada turística, de manera que los hoteles se mantienen abiertos durante más meses a lo largo del año o llevan visitantes a zonas de interior o montaña donde antes no era tan frecuente verlos. Es el imparable avance el turismo gastronómico

Lo cierto es que desde hace años la cocina española es reconocida internacionalmente y los restaurantes con estrella michelín se multiplican en diferentes puntos de nuestra geografía, además de tener cocineros como los hermanos Roca, reconocidos como los mejores del mundo en los últimos años. Esto supone un gran atractivo para un turista que busca vivir una experiencia culinaria diferente y se siente atraído por otro tipo de destinos.

El atractivo del turismo gastronómico

Vivir esa experiencia es uno de los motivos por los cuales los turistas se desplazan hasta lugares aislados. Los restaurantes ya no tienen que estar en el centro de grandes ciudades para atraer a los clientes y tener las reservas cubiertas desde hace meses. Mugaritz se encuentra en un pequeño pueblo de Gipuzkoa, Errenteria, hasta donde no les importa desplazarse a turistas gastronómicos de diferentes países. Otro ejemplo es el Celler Can Roca, ubicado en Girona.

Pero no sólo de restaurantes se nutre el turismo gastronómico. También surgen alojamientos y hoteles singulares, que sin el aval de este turista que desea vivir una experiencia diferente no serían posibles. Un ejemplo es Hotel Viura, en el pequeño pueblo de Villabuena de Álava, en el que el maridaje de vino y cocina es uno de sus grandes atractivos para atraer a clientes internacionales durante todo el año.

Contextualizado en el volumen global que supone el turismo en España, en el que número de visitantes sigue en aumento con un 12,5% más en los dos primeros meses de 2016 respecto a los de años anteriores, este turismo gastronómico tiene mucho que ver en la mejora de estas cifras. Aquí se puede englobar desde el viajero que llega a San Sebastián atraído por la oferta de pintxos y busca una escapada de fin de semana a otros que aprovechan para aprender las novedades en eventos gastronómicos como Madrid Fusión.

Esto es algo que no se consigue por casualidad. Hay un trabajo de formación detrás muy importante, donde universidades como el Basque Culinary Center, un centro de formación, pero también de investigación, gestionado por los mejores cocineros, que transmiten su conocimiento haciendo que los profesionales que salen del centro sean un ejemplo que muestre las excelencias de nuestra cocina a lo largo del mundo.

El turismo gastronómico, marca España

La promoción de este tipo de turista, con un gasto medio bastante más elevado que el turista medio (129 euros en el mes de febrero al día y 1.008 por visitante, según las cifras del INE), es una oportunidad para un segmento que no ha tocado techo todavía y que apenas está dando los primeros pasos. Y es que, por ejemplo, en 2013 siete millones de turistas llegaron atraídos por la cocina que pueden encontrar en nuestro país, un 32% más que en años anteriores.

¿Sus bazas? Materias primas como el aceite de oliva, las diferentes denominaciones de origen de los vinos y una cocina que apuesta por los productos de proximidad y de calidad, creatividad y tradición, marcados por una cultura mediterránea muy apreciada por los visitantes. Iniciativas como Saborea España buscan dar a conocer los diferentes aspectos de la gastronomía española, desde el pulpo a feira gallego a diferentes recetas de temporada.

No es casualidad esta apuesta. El gasto del turista gastronómico se sitúa en 1.170 euros según el INE. Además, su auge tiene un tirón importante en el empleo. En los restaurantes más prestigiosos acaban trabajando tantas personas entre cocina y sala, como número de comensales pueden acceder en cada servicio. El turista gastronómico es un visitante que quiere vivir una experiencia diferente y esto supone un alto grado de excelencia.

Unas vacaciones en las que se va buscando una experiencia gastronómica local suponen, además, una forma de desarrollo y un incentivo económico para áreas que de otra forma tendrían más complicado su desarrollo. Supone un turismo sostenible y muy rentable, tanto en el ámbito social como el económico.

En Blog BBVA | ¿A dónde viajamos este año con los niños?
Imagen | istock/Gastromedia


Las publicaciones del Blog de BBVA España son fruto de la actualidad financiera en general y del banco en particular. Es posible que algunos contenidos no recientes contengan información no actualizada, por ello revisa siempre la fecha de publicación;; si tienes cualquier duda o consulta contacta con nosotros a través de los comentarios del post o escribiendo a BBVA Responde:infobbvaresponde@bbva.com.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Spam Protection by WP-SpamFree

BBVA 2012     Licencia de Creative Commons